Attenberg... La vida según Attenberg

Attenberg... La vida según Attenberg

La vida según Attenberg se titula en español... para variar dejar el título original no causaba mayor problema ni confusión y el título traducido no dibuja la historia, pero yo no sé de verdad porque lo siguen intentando.

Attenberg podría considerarse como una de las nuevas propuestas de cine griego, pero bueno, antes de adentrarnos en esos temas, les diré un poco de qué va la historia para que puedan darse una idea. Marina, una chica de 23 años, vive con su padre en un pueblo industrial, ella es un poco antisocial y aún es virgen. Su padre, quien era arquitecto, ahora tiene una enfermedad terminal. Su mejor amiga Bella le trata de enseñar cómo acercarse a los hombres, hacia los cuales Marina siente cierta repelencia.

Marina, además, es fan del documentalista de mamíferos David Attenborough; de ahí el título de la película: Attenberg, como el apellido mal pronunciado del cineasta.

Athina Rachel Tsangari dirige la cinta que nos dibuja una Grecia no tan comercial, ni de postal. La Grecia moderna se nos muestra a través del padre de Marina como parte de la generación que la vió transformarse hacia la industrialización y que no vió realmente un gran resplandor. Toda la cinta resulta un estudio antropológico. Observamos, como Marina observa a los gorilas en los documentales, el comportamiento de los humanos como extraños seres que tratan de comunciarse, adaptarse y subsistir.

En una escena podemos observar el documental de fondo y se escucha: “Escaping imaginatively to live in another creature’s world.” y así es la película, además de ser una vista general de la Grecia contemporánea en un microcosmos, se nos invita a este mundo particular de Marina. Todo este trayecto antropológico se fortalece por la bella relación padre hija y la naturalidad con la que se enfrentan estos personajes a una situación tan fuerte.

Pueden verla en la Cineteca Nacional, y hoy aprovechar los miércoles la entrada de $25.

La niña del campo