Bangkok fosforescente: 'Only God Forgives'

Bangkok fosforescente: 'Only God Forgives'

 Por Leo Sam

Con la crítica internacional dividida, se ha presentado desde Cannes  hasta el GIFF, ‘Only God Forgives’ del director danés Nicholas Winding Refn. Un filme cargado con tomas minuciosamente desarrolladas que muestran (en su mayoría) un Bangkok surreal y nocturno, escenario de  secuencias violentas y diálogos llenos de frivolidad.

La historia: Julian, un traficante de drogas en Bangkok, lidia con el homicidio de su hermano mayor y los complejos de sumisión que tiene hacia su madre, una importante criminal estadounidense,  quien además lo culpa por no vengar el asesinato. Se incorpora la figura de un sanguinario detective  oriental que persigue a la familia de traficante.

Es la errónea poética al estilo Jodorowsky (a quien está dedicada la cinta) la que hace que ‘Only God Forgives’ sea calificada como ‘pretenciosa’. A pesar de una excelente construcción de personajes por parte de  Ryan Gosling, Kristin Scott Thomas y Vithaya Pansringarm, quienes crean una dinámica impresionante entre sí, la historia se pierde entre iluminaciones artificiales, fabulosos encuadres  y escenarios bien logrados.