Catfish. Not based on a true story.

Catfish. Not based on a true story.

Esta es una generación plagada de “likes”, “followers”, “friend request” y todas esas maravillas de cyber-cercanía corporalmente distanciada. Es común escuchar a alguien decir: la conocí en tuiter. Uno piensa “Ah pobre imbécil.”, hasta que el imbécil es uno, (me agregó en facebook, uno dice). Quién no se ha cachado sonriendo cuando suena la ventana del messenger anunciando la llegada de la persona esperada; como si fuera tan difícil agarrar el puto teléfono y marcar, o bajar dos pisos a visitar, se dan casos.

Esas relaciones íntimas e impersonales van creciendo como #hashtag de tt, llenas de iconitos tipográficos :) :( n_n. Ganando tecladazos “jejejejeje”, compartiendo links y dando serenatas vía youtube. Ah, tan nerds todos, pero ahora nerd es cool y geek es la onda, dicen.

Pues ésta es la historia de Nev Schulman un fotógrafo de Nueva York, que comienza una relación facebookera con Megan Faccio, una hermosa vieja que vive a kilómetros (bueno, millas, porque son gringos) de distancia en un rancho de Michigan. El pequeño crush se va tornando tan importante y envolvente en la vida de Nev, que su hermano y su mejor amigo, los realizadores de la cinta; Ariel Schulman y Henry Joost, deciden empezar a documentarlo todo, colocándonos en medio de esta relación que se va tornando enfermiza, como stalkers correspondidos.

La idea tomar la relación al siguiente nivel. Llevar a Nev en un gran viaje a conocer a su novia no-imaginaría. Una historia casi sencilla y grata, que parecería documental soso de (M)TV , ahora que ya no pasan música, pero que al aventarse a lo inesperado, armada con la intimidad documental, que altera el mundo bonito de un guión-script con final previamente escrito. Un triller, que te expulsa de la seguridad de lo esperado.

Plagada de buenas criticas, realizada con el poco presupuesto de cámaras digitales, pero con una narrativa bien realizada y un tema tan  y cercano, que a colocado ya a la cinta en el culto del hype. Tras el salvavidas-barrera de la pantalla no tienes idea de lo que la otra persona, piensa, hace o es.

Enervates