Gasolina

Gasolina

poster-gasolina

Después de haber recorrido varios festivales alrededor del mundo -como el Festival de San Sabastián, donde recibió el Premio Cine en Construcción- llega a las pantallas mexicanas la Opera Prima de Julio Hernández Cordón: Gasolina. Con una perspectiva bastante honesta sobre los problemas que dejó la guerra en Guatemala, Gasolina nos narra una noche en la vida de tres adolecentes. Presentando una estructura bastante sencilla y una fotografía nada rebuscada, vemos a estos tres jóvenes en una aventura en la cual la impunidad se muestra como parte de la vida cotidiana.

A pesar de no contar con ningún actor profesianal, los personajes se desarrollan como si estuvieran en una especie de documental, en donde vemos las cosas "tal y como son". Creo que Hernández Cordón se alejó de los clichés y de las fórmulas cinematográficas para hacer un film que rompe con los límites de la ficción y se situa en un contexto muy conocido para cualquier latinoamericano.

gasolina_still

Al terminar la presentación, el director nos contó sobre la creación de este proyecto. Basado en una anecdota personal que más tarde se convirtió en una idea que fue creciendo, la película es un reflejo de la sociedad de la que de alguna manera forma parte. Nos contó que la cinta no tiene música ya que quería mantener el sonido de la ciudad, la cual es invadida por un silencio mortal en donde sólo se escuchan disparos al aire de vez en cuando. Los errores de producción son parte de la trama, ya que vuelen la historia más real, casi llevándola a los límites del documental. La cámara - nos comentó - hace de "ojo" de la realidad adolescente, donde los adultos son ridiculizados y los problemas parecen resolverse simplemente siendo ignorados.

Pronto se estrenará en Cinépolis y en la Cineteca Nacional, creo que es una película que se debe ir a ver, no sólo por ser una propuesta original, sino por dar apoyo al cine de de nuestro país vecino.

- José Ged