travesti
Sign in / Join
La Sangre de un Poeta.

La Sangre de un Poeta.

Se proyectó esta magnífica cinta surrealista, el pasado martes 19 en el Lunario del Auditorio Nacional; ópera prima de Jean Cocteau (1930), musicalizada en vivo en esta ocasión por la leyenda Steven Severin (ex integrante fundador de Siouxsie and the Banshees).

La noche concluyó con éxito, pues la combinación del estilo alternativo del músico británico con éste clásico del cine mudo, resultó una nueva experiencia sensorial para la audiencia; durante casi una hora nos dejó vivir de nuevo el sueño que propone Cocteau, tratando temas como la vida, la inspiración, la sociedad y la muerte, sólo que en esta ocasión se sumó un soundtrack que complementa la idea del cineasta y nos hace sentir la película desde una nueva perspectiva.

Ver "La sangre de un poeta", implica sumergirse en un mundo cargado de simbolismos, donde el artista busca una identidad para su obra y para lograrlo tiene que atravesar un espejo, entrando a un plano onírico, lleno de imágenes clave, las cuales aportarán a su creación parte de su esencia.

El juego de cámaras y los experimentos que realiza el director en torno a la plástica de la cinta, logran llevar al espectador a un universo surrealista, donde se tratan temas importantes y que siguen vigentes para el arte vanguardista, sin duda, Cocteau fue un visionario.

En esta ocasión, Steven Severin, refigura un pilar del cine para convertirlo en un deleite auditivo, lleva la historia desde sus momentos más oscuros hasta los más iluminados con su toque característico.

-Leo C. Sámano-

“Lo más difícil en blanco y negro era conseguir el volumen de las figuras y la arquitectura, que obtenía a base de clarososcuros. Siempre he pensado en la diferencia entre el blanco y negro y el color. El blanco y negro es como el grabado: fuerza, sueño, magia y directo si se usa para crítica social. El color corresponde a la pintura mural o a la de caballete, y no compite con el grabado; tiene lo suyo”.

Gabriel Figueroa