Master Class con Willem Dafoe @ FICG 26

Master Class con Willem Dafoe @ FICG 26

Master Class
Como parte de las actividades del ­­­marco del 26 Fes­­tival Internacional de Cine de Guadalajara tuvimos la oportunidad de asistir a una Master Class que contó con la presencia del reconocido actor Willem Dafoe. La charla comenzó tras una breve semblanza de imágenes que mostraron varias de sus actuaciones más significativas, desde el sargento Elias en Platoon (Oliver Stone, 1986) o Jesús en La Última Tentación de Cristo (Martin Scorsese, 1988) hasta sus doblajes en Finding Nemo Y Fantastic Mr. Fox.

El afamado actor platicó un poco sobre sus inicios en teatro, la estancia en Nueva York y su salto oficial al cine con The Loveless de Kathryn Bigelow. A diferencia de otros actores, Dafoe comentó que a él no le gusta limitar sus actuaciones por tratarse de cine y no por eso imprimir menos dramatismo en sus personajes que como lo haría en teatro.

A pesar de estar un poco encasillado en papeles de villano y loco, disfruta de ver películas y actuaciones diferentes a las que está acostumbrado. Agregó que para él cada uno de estos roles es una oportunidad de explorar y hacer cosas que en la vida real normalmente rechazaría y sin embargo al final encuentra una empatía con los personajes tan inestables que encarna. A pesar de que el público preguntó más de tres veces sobre qué técnicas utiliza a la hora de trabajar, respondió que al igual que cada papel es una experiencia diferente, cada uno es abordado de distinta manera, sin estar casado con algún método en específico. Comentó el ejemplo del terapeuta que lo acompañó durante la realización de Antichrist, siendo esto más con el propósito de entender los gestos y el lenguaje de alguien de dicha profesión que él tenía que actuar para el rol de la película y no por tratarse de alguna atención psicológica para soportar las pesadas jornadas junto a Lars von Trier. Obviamente esto último fue un tema que se platicó bastante, desde lo curioso y natural que fue pedirle al realizador danés el trabajo para su último filme, como los mitos un tanto exagerados acerca del carácter de tan polémico director.

Aunque por momentos Dafoe parecía un poco cansado de responder preguntas  medio repetitivas, su actitud siempre fue muy amable, sencilla y tolerante; cada vez que reía soltaba esa expresión diabólica que a todos nos encanta. Humildemente aceptó no ser un conocedor de cine mexicano, ni de estar enterado de cómo se realiza el cine actualmente en nuestro país, razón por la que cuando se le pidió un consejo para los nuevos cineastas nacionales, se limitó a responder que lo mejor es ubicarte en el círculo de lo que en verdad te apasiona y rodearte de la gente que te motiva a seguir haciéndolo.

 

- l a t s