México en Cannes, las distribuidoras y los nobles

México en Cannes, las distribuidoras y los nobles

Por José Ramón Ramírez

Próximo a celebrarse el festival más importante e influyente del mundo, Cannes, en su edición numero 66 por once días a partir del 15 de mayo, dejó ver tres proyectos mexicanos en su lista oficial:

Nuestra favorita:

Contrafábula para una niña disecada, de Alejandro Iglesias Mendizábal hecha por el CCC

Heli, de Amat Escalante distribuida por Mantarraya, que compite por la Palma de Oro.

La jaula de Oro, de Diego Quemada-Díez distribuida por Machete Producciones.

¿Por qué poner las distribuidoras y productoras al lado de el nombre de los directores? porque uno no es sin el otro, así como un guión sin foto o una sala de cine sin audiencia.

Es una relación dialéctica presente y necesaria en cualquier proyecto, son las distribuidoras las que hacen un papel peculiar (más no protagonista) pero necesario para que un filme llegue a donde debe. 

Preguntarse cómo una película taquillera llega a las salas y gana su estancia en ellas. En nuestra contemporaneidad, “Nosotros Los Nobles”, con 162.5 millones de pesos recaudados hasta el pasado fin de semana y con más de 300 copias en las salas nacionales, es trabajo de un apellido acompañado de otro: Alazraki y Warner.

No se debe mencionar más, es lógico y sustancial los logros de estos para poder afirmar que “Los Nobles" no es una joya de la cinematografía nacional, sus actuaciones (con excepción de Luis Gerardo Méndez, aunque no su mejor papel) y su argumento no son los mejores pero pasará a la historia de nuestro cine con un record y sus 300 copias que son inexistentes para cualquier otro filme mexicano.

¿Entonces las que están en Cannes merecen más copias y las otras no? Eso será respondido según tu criterio y desgraciadamente en las multifactoriales acciones de las que dependen crear audiencias y públicos para el cine en México.