Mona, reggaeton y documentales

Mona, reggaeton y documentales

Por Pabstart

Un grupo de jóvenes con mucho gel y patillas largas, pantalones holgados y  monas en la mano, se bajan de un pesero que tomaron. A continuación, buscan subirse al metro en el que se reúnen, algunos policías les bloquean la entrada. El personal del metro ha comenzado a considerar a los reguetoneros un riesgo para los usuarios.

Vice presentó tres documentales en el marco de la octava edición de DocsDF: ‘Los Combos Reguetoneros’, ‘Pablito Mix y Los Súper Ídolos del Cumbiatón’ y ‘El Evangelio Para la Banda’. Estos materiales forman parte de una serie documental de la revista, llamada ‘Miscelánea Mexicana’.

‘Los Combos Reguetoneros’ es un documental corto que ahonda en la vida y la composición de los “combos”. Estas son tribus de reguetoneros que encuentran en sus conjuntos el amor que no reciben en ningún otro lado. El filme retrata las costumbres de los combos, como las porras repletas de insulto a otras bandas, la toma de diferentes estaciones del metro y el uso constante de activo.

Con un enfoque similar, Vice muestra la ascendiente escena del cumbiatón –género que mezcla la cumbia y el reguetón- liderada por el Dj Pablito Mix y dominada por el colectivo 'Under Style'. El documental ‘Pablito Mix y Los Súper Ídolos del Cumbiatón’ sigue a estas estrellas cuya fama crece como los beats de Pablito. El dinero, las limosinas y la fama cada vez se hace notar más en la vida de los artistas, pero su esencia humilde persiste.

El reguetón también tiene su acercamiento a  Jesucristo, o al “Jefe Machín”, como lo apoda el sacerdote norteamericano Frederick Loos. ‘El Evangelio Para la Banda’ es un documental que se centra en el “padre banda”, un hombre de Dios que usa groserías en sus misas y traduce el evangelio al lenguaje urbano para alejar a los reguetoneros de la mona.

Los tres documentales exponen una realidad innegable de olvido y desprecio hacia la cultura del reguetón. Ellos, por su lado, instisten en mostrarse como personas tranquilas y comunes. La trilogía tiene un trasfondo: la búsqueda de identidad. Atrás de sus San Juditas, monas, playeras llamativas y bailes alusivos al coito canino, no yacen más que seres humanos. Seres humanos que buscan ser escuchados.