Moon

Moon

moon-poster

Hace un par de meses mientras realizaba el preview de Moon (2009) dirigida por Duncan Jones como su primer largometraje, comenzaba la expectativa por éste filme, pues después de toda la información que circulaba alrededor de ella y las comparaciones o elementos retomados de alguna forma en tributo o escuela de 2001: A Space Odyssey (1968), me hacían dudar sobre lo que pretendía el filme, y hoy tras ver la cinta sólo puedo decir, que he constatado el porqué de tantos galardones.

Como intercambiaba con algunos lectores de éste espacio, que al leer el preview afirmaban que aunque las comparaciones existían, había más detrás de Moon que la superficialidad de alguna forma mostrada por los medios, y  así es, si bien al iniciar el filme es inevitable recurrir imaginariamente a la que fuera un gran éxito a finales de los sesenta y hoy día motivo de culto, el argumento va de forma diferente; para éste caso, es la experiencia que debe pasar Sam Bell (Sam Rockwell) mientras es enviado a una base lunar para trabajar en la extracción de recursos que generen un suministro de energía para la tierra.

El argumento inteligentemente nos lleva por una apuesta filosófica y psicológica de lo que constituye un clon, un ser que ha sido hecho a semejanza de un humano para cumplir con actividades especificas de su constitución y finalmente efectuar un rol de vida temporal.

moon-2

Como les decía, Jones es un amante de la ciencia ficción que ha retomado de alguna forma la estética pulcra, cargada de modelos muy Odisea del Espacio  pero con elementos diegéticos que remontan a otra de las grandes, Blade Runner (1982), apostando por una disyuntiva filosófica de lo que significa saberse finito y con un propósito de vida único para servir, sin albedrío de poder seguir viviendo.

Premios como Mejor Película, Mejor Guión, Mejor Actor y Mejor Diseño de Producción en el Sitges Film Festival dan cuenta de una película bien lograda que coloca al ser humano en una posición de confrontación consigo mismo y sobre sus  memorias como constitución de un pasado ficticio y más aún, de un futuro no probable al descubrirse como un objeto de creación a la usanza de una máquina y supervisado por otra, Gerty, que a su vez en una identificación como objeto creado para cumplir una misión ayuda a Sam revelándole información para que al menos el pueda ser libre.

Cabe decir que la banda sonora cumple un elemento fundamental pues los acordes utilizados hacen match con ésta propuesta de ciencia ficción que por momentos se torna en suspenso, reforzando el discurso de incertidumbre del mismo Sam y el encuentro con otros como él.

Sin dudarlo, uno de los mejores del filme del año que con una propuesta sin pretensiones (hoy  si  puedo decirlo) encaja todos los elementos para terminar con un filme de cohesión minimalista casi que perfecta, Moon constituye en alguna medida lo que Blade Runner, en una lectura por la libertad, una libertad fundamental de pensamiento y acción donde como decía el personaje de Roy, "...Vivir con miedo, eso es lo que significa ser esclavo..." Esperemos y consiga distribuirse pronto en todas las salas de la Ciudad de México para que puedan compartir la experiencia de ver una muy buen discurso cinematográfico.      -A