Post Mortem un filme de Pablo Larraín.

Post Mortem un filme de Pablo Larraín.

Ovacionada por el exigente público del Festival de Venecia y ganadora a la Mejor Película Iberoamericana en la edición no. 26 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, llega esta cinta chilena producida por CANANA y FABULA, que muestra la visión de Pablo Larraín (Tony Manero) sobre el golpe de estado de Pinochet  en 1973.

Hay un personaje sombrío, Mario Cornejo, quien nos lleva a presenciar su cruda historia durante este delicado episodio de la historia de Chile; su trabajo en la morgue del Hospital Militar de Santiago, le hace recibir una horda de cuerpos que llegan a diario para ser enumerados y estudiados. En un ambiente de total tensión y violencia, Mario lleva a cabo su tarea de registro, sin embargo, él parece distante e indiferente a la situación política que está presenciando, es un hombre con una profunda soledad que tiene otras dolencias y necesidades afectivas. Entra entonces el personaje de Nancy, una bailarina de cabaret que ocupa casi en todo momento el pensamiento de Mario, mujer de la vida fácil por la cual él se  sacrificará en más de una ocasión.

Es evidentemente, un punto de vista innovador y polémico, cargado de tomas contemplativas que transmiten sobre todo la soledad del personaje principal. Los momentos de reflexión y tristeza son un eje principal para contar la historia de Mario, quien se mueve por lugares abandonados, arrasados por la violencia y pasillos llenos de cadáveres; su indiferencia es tal, que durante la autopsia del Presidente Salvador Allende en una sala llena de militares, parece no afectarle en lo más mínimo.

Ver este retrato ambientado en días grises, lugares y momentos que transmiten una tristeza sórdida con personajes, por mucho, fuera de lo común, es lo que hacen de Post Mortem una película única.

- Leo C. Sámano-