Spring Break forever, bitches!

Spring Break forever, bitches!

Por S

En las películas de Harmony Korine, dirección, guión, cinematografía y actuaciones son puestos a prueba en experimentos de contenido y forma vanguardistas que se desarrollan sin una justificación necesaria. Personajes llamativos, bellos y grotescos, con diálogos burdos, redundantes y repetitivos, son metidos en situaciones de igual carácter para adentrarnos en el absurdo de la existencia humana y la decadencia del sueño americano del que este realizador gusta tanto hacer sátira. Sin moralismos, aceptablemente banal en su contenido, Spring Breakers es una película que puede disfrutarse como un extenso video pop: libre, con mucha fuerza… y bastante sexy.

En esta ocasión, la fórmula funciona al tomar tres íconos pop como Selena Gómez, Vanessa Hudgens y Ashley Benson, más la esposa de Harmony, Rachel Korine, e insertarlas en un contexto que incluye fiestas en exceso, drogas, sexo y violencia. Faith, Candy, Brit y Cotty son guiadas en un excitante pero peligroso frenesí por Alien y los exóticos ATL Twins -James Franco en uno de sus papeles más interesantes como un rapero gangsta en ascenso que por más estúpido que parezca defiende bien el estilo de vida que representa, con sus sueños y aspiraciones-. Para endulzar tan bellas y vacuas actuaciones y convertir su película en un despliegue de estilismo neón, Korine añadió la poderosa y ácida cinematografía a cargo de Benoit Debie, el fotógrafo detrás de las polémicas cintas de Gaspar Noé, Irreversible y Enter The Void, más un score de la mano de Skrillex y Cliff Martínez, siendo este último el autor de la exitosa banda sonora en Drive.

Si quisiéramos rascar en el contenido, la cinta maneja el mismo discurso y crítica que ya hemos visto antes en el cine de Korine, inclusive con enunciados bastante parecidos en ritmo y mensaje a sus películas anteriores, donde la libertad (o libertinaje) para escapar de la realidad en una búsqueda personal, se anteponen al aburrimiento de la monótona vida hogareña. Con el personaje de Faith salta una pequeña y ambigua crítica religiosa, mientras que con Candy y Brit vemos retratada una sociopatía cada vez más presente en la sociedad norteamericana: “pretender que es un videojuego”. Sin embargo, al final todo esto queda cubierto por la enorme carga estética y la película descubre su intención de molestar a quien intente encontrarle algún sentido.

-

Spring Breakers será la película encargada de inaugurar el Riviera Maya Film Festival 2013 que se llevará a cabo del 21 al 27 de Abril. Su distribución estará a cargo de Corazón Films quienes han anunciado su estreno en salas de cine el próximo 3 de Mayo.