Super 8

Super 8

La espera ha terminado, este 5 de agosto por fin saldrá a la luz en México Super 8, con ocho semanas de diferencia respecto a su estreno en EU, ¿cabalístico? El resultado de la alianza Abrams-Spielberg ha dado mucho de qué hablar, desde que vimos ese asombroso teaser en Iron Man 2. Y con mucha razón, es una película que merece estar en boca de todos, para bien o para mal.

El fenómeno de la especulación

Como era de esperarse por parte de Abrams,  la producción y los detalles de la historia se mantuvieron en secreto hasta el último momento. Esto originó toda una serie de rumores en internet que se alimentaban con las "pistas" y uno que otro mensaje oculto en los fotogramas del trailer. La verdad es que en la película no hay ocho niños con superpoderes, ni militares mutantes a causa de un experimento del ejército, aunque este último si está muy presente en la cinta. De hecho, después de una hora de estar sentados en la sala, nos damos cuenta que la leyenda  que aparecía en el primer teaser nos lo explicaba todo.

La historia

Nos remontamos al verano de 1979 en Lillian, una pequeña localidad de clase media-baja en el estado de Ohio. Cuatro meses antes, Joe Lamb (Joel Courtney), un chico de 13 años perdió a su madre en un accidente en la fábrica de acero de la localidad. Ahora Joe debe enfrentar una gran pérdida y la reconstrucción de su hogar contando sólo con su padre. El joven es invitado por su amigo Charles (Riley Griffiths) -aspirante a director de cine-  a participar  en el rodaje de una película de zombies para inscribirla en un festival de cine formato Super 8. Así, Joe conoce a Alice (Elle Fanning), la actriz del filme, su próximo interés romántico y la más intrépida del grupo. En medio de la realización de una escena clave, los jóvenes son testigos del descarrilamiento de un tren, ocasionando un aparatoso impacto que casi les cuesta la vida. Después se darán cuenta que el accidente en realidad era un intento de boicot, lo que el tren transportaba se encuentra suelto  y es una temible amenaza para el pueblo. El ejército ha intervenido, el padre de Joe está dispuesto a averiguar lo que sucede, mientras que el puberto y sus amigos son los que tendrán que llegar al fondo de todo.

Un viaje en el tiempo

Abrams nos logra transportar de la mejor forma posible al año de 1979 por medio de vestuario, referencias históricas y hasta artefactos. Estos últimos tienen una presencia que le inyecta buena nostalgia a la historia, para ser precisos, se tratan de unos Sony Walkman utilizados por el encargado de la tienda en una gasolinera, folders Pee Chee en el cuarto de Charles, el parecido que tienen los cubos que el tren transportaba con los de Rubik y la cámara que se utiliza para hacer la película. Obviamente, en este punto el director también nos quiere hablar un poco de su infancia y juventud, su visión del cine en aquel tiempo y su gran admiración por las primeras películas de Spielberg, y tal vez también se encuentren pequeños guiños a otras personalidades importantes que formarían parte de industria. Por ejemplo: Joe quiere llegar a ser un famoso maquillista y artista de efectos especiales, y su primera incursión en el medio es en una  película de terror serie b, tal y como le sucedería a Tom Savini en la vida real.  La música también tiene un papel fundamental en el retrato de esta época: bandas como Electric Light Orchestra, Commodores, The Cars, Zach Mills, entre otros, suenan por momentos y se ensamblan perfectamente con el estupendo score original, compuesto por el siempre impecable y asertivo Michael Giaccino.  Todo esto acompañado de un lens flare que la cámara realiza en muchas escenas, recurso que el autor prometió no volver a usar después de las quejas por Star Trek. Sin embargo, este elemento es más moderado y en verdad proporciona realismo a lo que nos cuentan en pantalla.

El veredicto

En este punto, tenemos que dejar algo en claro: Super 8 no es ninguna obra maestra, de hecho, se trata de la cinta más palomera y dominguera de Abrams. Esto no quiere decir que sea mala, o tenga menos calidad que el trabajo al que ya nos tenía acostumbrados. Informamos que los fans que busquen una trama complicada y llena de enredos estilo Lost, se decepcionarán de la misma forma en que lo harán los que busquen las rarezas sin explicación que tenía Cloverfield. Aunque los nombres implicados y la campaña de marketing la conviertan automáticamente en una película hype, Super 8 resulta ser un producto que prefiere ser valorado por su sencillez y tal vez humildad. La dirección es impecable, el guión es preciso y bien estructurado, de hecho, las sencillas subtramas que se despliegan están tan bien trabajadas que de momentos la criatura que escapó del tren pasa a segundo plano, por otro lado, los momentos abundantes de humor son agradecidos. Las actuaciones son  buenas, todos hicieron un estupendo trabajo, sobre todo los niños - siendo Elle Fanning la más conocida de todo el reparto - . En conclusión, Super 8 es aire fresco, una película que puede ser disfrutada por toda la familia mientras que el resto de los estrenos veraniegos son dirigidos al público infantil y a los adolescentes desde hace muchos años. También resulta ser un alivio en una temporada plagada de superhéroes y películas que no venían al caso. Abrams le entrega un homenaje entero y respetuoso a Spielberg, y nos hace recordar el porqué varias generaciones crecimos admirando al segundo, aunque lo hayamos perdido hace tiempo. Si ya les regalaste tu dinero al Capitán América y a Harry Potter, no te va a hacer daño esta película, y si de casualidad tienes más de veinte años y viste The Goonies, Gremlins, Close Encounters of the Third Kind, ET y 1941, la disfrutarás el doble o el triple que el resto de la sala. No se la pierdan.

 


 

-TheJavsan-

 

 


malatya escort anal porno elazığ escort sivas escort erzurum escort mersin escort porno izle mobil porno konya escort masaj salonu