El cineclub ha muerto // Distrital 2012

// Written on Jun 05 , 2012 // Cinerex
PinExt El cineclub ha muerto // Distrital 2012

InvitacionFICDC 660x494 El cineclub ha muerto // Distrital 2012

Durante el , en la mesa inaugural “Homenaje a Manuel González Casanova (1934-2012)”, en un acto de vanidad y protagonismo el primer interlocutor Jorge Pantoja Merino, lanzó una primera aseveración mencionando que el cineclub más importante que ha existido es el de la Universidad de Guanajuato. Poco después, su intervención se enfatizó en otra declaración, de manera categórica y ortodoxa, a manera de definición única, expuso: “La función del cineclub es rescatar la memoria histórica de la cinematografía”, para después envenenar el ambiente con la pregunta: “¿todavía hay cineclubes?”.

Claramente, los cineclubistas presentes, primero nos sentimos desconcertados y después incómodos, ya que sin poder hacer una réplica inmediata, fuimos minimizados e inmediatamente nuestra actividad fue descalificada desde la mesa. La exposición de Pantoja se enfocó en sus “tiempos de gloria”, donde nos comentaba que para los años 50´s la mitad de la producción fílmica ya se había perdido, que las latas se tiraban al Río Hudson, y de cómo él como personaje protagónico y épico, proyectaba los títulos que eran censurados en la época, y de cómo tuvo que sortear las vicisitudes de la Guerra Fría para proyectar cine soviético. Ciertamente, haberlo hecho tiene su mérito, así como otras virtudes tiene el cineclubismo actual en situaciones equivalentes de nuestra contemporaneidad, donde la censura proviene de las leyes del mercado e imposición de las llamadas Majors. Sin embargo, la pregunta perturbadora seguía en el aire, aunque en su oportunidad se le aclararon nuevas visiones y propuestas del cineclubismo, y el aceptó que podría estar equivocado; neciamente al final de su segunda intervención en la mesa “El papel de los cineclubes en la historia de la crítica cinematográfica” y ya sin que pudiéramos hacer réplica, lanzó de nuevo la incisiva interrogante, partiendo del Foro para no volver, a manera de tres puntos suspensivos, que se sintieron más como tres piedritas en el zapato.

dasein cine club El cineclub ha muerto // Distrital 2012

Ante tal reto hacia la identidad y pertenencia actual de los cineclubes, bien vale un análisis a este arranque del Foro, que fue cualquier cosa menos un homenaje a don Manuel. Para entender la tesis de Pantoja, creo que es necesario ubicarla en su contexto, si en sus épocas la mitad de la producción mundial se había perdido, los títulos se tiraban para ser ahogados irremediablemente, las copias eran inflamables y difíciles de conseguir, los equipos costosos y los foros muy pocos, es evidente que una principal función del cineclub de esos tiempos era preservar lo mejor posible los pocos títulos que circulaban y asegurar la llamada memoria cinematográfica. Pero esta acción es únicamente la respuesta obvia ante un problema social: la supuesta pérdida que se estaba dando de la filmografía mundial, dado que también era costoso y complicado hacer y/o conseguir más copias, cuando el poseer alguna era poseer oro molido; en este sentido, tratando de ayudar, podríamos aventurarnos a ampliar esta definición básica diciendo que el cineclubismo responde a necesidades sociales de urgencia en torno al cine, aún así no es suficiente.

cineclube El cineclub ha muerto // Distrital 2012

La falacia, se da al reducir y encasillar la actividad a esa único objetivo primigenio, en ese particular contexto histórico, lo cual es de dudarse, habría que preguntar a quienes compartieron ese espacio/tiempo si están conformes con el concepto. Más aún, si las cosas se definieran por las necesidades que cubrieron al ser inventadas, los libros no serían libros, la pintura tampoco lo sería, y mucho menos el cine cuando ya sea los hermanos Lumière o en su defecto Edison, lo crearon como un experimento científico, para documentar acciones sin ningún argumento. Por lo que la premisa expuesta a manera de bomba, en nuestro espacio de diálogo, interacción y aprendizaje, no debe preocuparnos, es equivocada, parcial.

El cineclub contemporáneo vive, realiza mucho más funciones sociales algunas de emergencia otras de afianzamiento, de propuesta, de integración, algunas de esparcimiento, sigue cumpliendo esa función al crear videotecas, aunque la especializada, que mejor, es para las filmotecas. Brota el cineclub en un sin fin de manifestaciones y bendita diversidad: cineclubes de cine de arte, cineclubes comunitarios, cineclubes itinerantes, cineclubes para documental, cineclubes que colaboran con festivales, cineclubes de emergencia, cineclubes de conciencia, cineclubes con o sin debate, cineclubes haciendo funciones con realizadores, cineclubes para cine mexicano, cineclubes enseñando realización, cineclubes universitarios, el cineclubismo es infinito como infinito es el cine.

LUNA EL VIAJE A LA LUNA El cineclub ha muerto // Distrital 2012

Como bien nos ilustró Raúl Miranda, el cineclubismo mexicano de aquella época fue una copia del modelo francés. Dado este antecedente, en conjugación con la rigidez y estatismo por las cuestiones técnicas e históricas antes expuestas, aunado a un menor alcance de la educación, y en algunos casos tal vez por falta de creatividad, puede ser que aquél cineclub se alineó así a este concepto reduccionista-funcional; es de comprenderse que la diversidad no fuera tan amplia y la visión de aquellos cineclubes fuera más homogénea y sobria. Lo que nunca esperé, fue asistir al funeral de ese cineclub, verlo partir para siempre en su aferramiento, y observar a su enterrador darle esa despedida, se antoja indigna.

- -

Share and Enjoy

Tags: , ,