travesti
The Fighter, la "otra" pelea.

The Fighter, la "otra" pelea.

Estás frente a frente, no puedes sentir la cara de tantos golpes. Apenas logras mantenerte en pie, todo te da vueltas, los golpes caen uno tras otro, los brazos te pesan como si fueran de cemento, la hinchazón de tus ojos no te permite ver, la sangre de tu nariz rota no te deja respirar. Te tapas la cara y te pegan en el el cuerpo, te tapas el cuerpo y te pegan en la cara... !paf! un ruido seco y ya estás tendido en el piso donde tu último pensamiento antes de perder la conciencia es... mierda ¿En qué momento pensé que esto era una buena idea? Así es el box: brutal, rudo, emocionante... terreno fértil para los cineastas.

The Fighter, es una más en la larga lista de películas sobre boxeo: Rocky, The Champ, Raging Bull, When We Were Kings, The Hurricane, Ali, Million Dollar Baby y Cinderella Man, por mencionar a las más relevantes, además de una interminable lista de B movies, home videos y demás producciones de medio pelo.

Esto nos dice que la “película de box” es una categoría en sí misma ¿por qué? Porque es un deporte sencillo de entender, lleno de drama, de acción, que pone a prueba la voluntad humana, es salvaje, espectacular y además el hecho de que es posible ganar o morir en el intento le da un aura que lo hace irresistible a escritores y directores.

Sin embargo, tantas producciones han hecho que los finales se vuelvan predecibles, ya sabemos que el bueno va a ganar contra todas las posibilidades en un último momento de inspiración. ¿Por qué entonces una película con un final que todos conocíamos desde el principio ha tenido tanto éxito? Porque las películas de deportes en general y de boxeo en particular, han tenido una agradable evolución. Han pasado de reseñar hazañas deportivas a contar historias humanas, lo que sucede antes, después o durante el evento deportivo pero a otro nivel. Ya no son películas de box, son películas que suceden en el contexto del box, donde el cómo es más importante que el qué. Y en The Fighter éste es el acierto, la mayor pelea sucede sin los guantes puestos y no hay que saber de box para disfrutarla ya que en este caso los enemigos más grandes no son los oponentes, sino el entorno que rodea un “deportista”: un hermano – entrenador adicto y egocéntrico que vive de glorias pasadas, una mamá avariciosa y todo un mundo con el que un deportista debe luchar antes de siquiera pisar el ring. Por eso, The Fighter es diferente, porque las emociones, las relaciones nocivas y las familias disfuncionales las entendemos todos aunque no sepamos nada de box.

The Fighter es una de las mejores películas del 2010. Un casting sólido, buena dirección y grandes actuaciones de Christian Bale y Mark Wahlberg  hacen de ésta un filme disfrutable y digno de verse. La acción se centra en Micky Ward. Micky es un boxeador que busca una oportunidad, pero las pocas que obtiene son malas y terminan perjudicándolo más de lo que lo ayudan y todo por que su carrera la “maneja” su mamá y su entrenador es su hermano mayor, quién es un adicto al crack de 7 suelas.

Ahora bien, me tocó escribir este post porque además de ser aficionado al cine, soy fanático de los deportes y es desde ese punto de vista que encuentro algunas carencias en ésta película. Micky Ward fue un boxeador real de Massachussets que hizo carrera desde los 80´s hasta el 2004, fue un peleador muy limitado técnicamente que terminó su carrera con un récord bastante corto y mediocre (38 victorias - 13 derrotas). Sin embargo Ward es uno de los grandes favoritos del público al grado de que un par de grupos de rock le han dedicado canciones, ha sido portada de un videojuego y se ha hecho un libro sobre su vida además de ésta película, porque lo que a Micky le faltaba en habilidad, le sobraba en corazón y voluntad, jamás retrocedía, no importa cuan salvaje fuera la paliza (y se llevó varias) Micky jamás se rindió, jamás corrió y jamás dejó de tirar golpes. Con ese valor, logró vencer a oponentes de mucha mayor calidad, Micky fue el héroe que a base de aguantar castigo le daba la vuelta a la tortilla y desde mi punto de vista a ese valor indomable no se le hace justicia en la película.

Estás contando una historia de un tipo que dos veces ganó el reconocimiento a pelea del año (2001 y 2003), que derrotó a tremendos rivales sobreviviendo a unas tundas ejemplares y ¿no lo enseñas? la leyenda de Micky Ward se empezó a escribir justo donde termina la película!!! No me parece que hubiera demeritado al guión, al contrario nos hubiera hecho aplaudir nacamente en el cine, salir gritando vamos Micky si entendíamos que con una familia del horror y una técnica defectuoso logró lo imposible gracias a unos huevos que no le cabían en el short!!

Es más, después de ver The Fighter complementen la experiencia poniendo en Youtube “Ward vs Burton” y “Ward vs Gatti” y siéntense a contemplar un valor mucho más grande del que yo siento que se refleja en el filme.

Muy posiblemente David O. Russell, el director, quiso dejar en claro que estaba haciendo una película “seria”, que sólo le importaba el drama humano y no dudo que éste enfoque haya contribuido a la carretada de premios que se ha llevado, pero a ojos de este fan es como hacer una película de Superman y no enseñar que sabía volar.

Si ibas a escribir una historia de un boxeador sin hacerle caso a la historia, escribe ficción, escribe “Million Dollar Baby”, da igual, escribe lo que sea para lograr una buena historia. Vamos, imagínense una película de Hugo Sánchez (Dios nos libre), sin enseñar que jugó en el Real Madrid. Madre santa. Pero bueno, éste es un espacio de cine no ESPN, así que la conclusión final es que vayan a ver The Fighter, que la disfruten y que después vengan y comenten aquí que les pareció. Muchas Gracias.

-Rey-