The Messenger

The Messenger

El escritor de I’m Not There, Oren Moverman, se estrena como director en esta cinta, también escrita por él, donde se mueve a un tema tan usado en el cine, como es la guerra; sin embargo, lo hace con dos personajes fuera del campo de batalla, con una actividad no retratada anteriormente en películas del género.

Ben Foster es el sargento Will Montgomery, retirado de Irak por heridas graves y que ahora debe enfrentar una decadente relación con su exnovia. Hecho que provoca un carácter agresivo-pasivo-depresivo dentro del personaje.

Por si lo que sucede en su cabeza fuera poco, le es asignado un nuevo trabajo encargado de informar a los familiares de difuntos soldados sobre la muerte de sus seres queridos. Para ser guiado en esta difícil tarea, lo asignan con el Capitán Tony Stone (Woody Harrelson), al parecer toda una autoridad en ese campo.

Ambos se irán conociendo, descubriendo personalidades muy distintas, una disciplinada y rígida actitud como soldados, pero con defectos, traumas y secretos que salen a flote cuando no portan el uniforme. Harrelson usa varias de sus facetas, siendo un estricto sargento que después se irá transformando en el loco borracho que tanto nos cae bien.

Yendo de familia en familia, afrontando sorpresas en cada notificación que dan, se topan con Olivia Pitterson (Samantha Morton), quien despierta la atención de Will, colocándolo en el dilema de salir o no con una mujer a quien acaba de anunciarle la muerte de su esposo.

Declarado como anti-guerra, el filme toca una de las partes más dolorosas del tema, las pérdidas que padres, esposas e hijos deben soportar al ser parte de una nación que continúa creando terror fuera y dentro del país; lavando el cerebro de sus ciudadanos con el contradictorio mensaje de convertirse en “héroes de guerra”.

No trailers please

- l a t s