La obra de Danila Tkachenko se ha posicionado velozmente en el mundo del arte contemporáneo y los concursos de fotografía. Pero es dentro de la cultura joven donde este artista visual ruso podría cobrar nueva relevancia; para entender una realidad que está más cerca de lo que imaginábamos.

En el marco de Zsona MACO Foto 2018, INTERprotección presenta la obra de Danila Tkachenko en la galería Almanaque de la Ciudad de México. La exposición, titulada a partir del autor, su origen y año de nacimiento; contiene obras pertenecientes a diferentes series. No obstante, todas conectan para describir elocuentemente la Rusia en la que Tkachenko y sus contemporáneos han vivido. El futuro utópico que nunca llegó, es el hilo conductor de esta muestra.

Conversamos con el artista acerca de su obra, su visión de la fotografía y su paso por Latinoamérica. A continuación lo que nos dijo:

Danila Tkachenko

Danila Tkachenko

TCLY: ¿Cómo te iniciaste en la fotografía?

Danila Tkacnenko: Fue una completa casualidad. Hace ocho o nueve años, renté un departamento junto con una chica que es fotógrafa y fue en ese momento que me empecé a interesar por la fotografía.

¿Por qué decidiste concentrarte en la fotografía documental?

En realidad comencé primero con el foto-periodismo, pues yo trabajaba en un periódico. Más adelante ingresé a la escuela de fotografía Alexander Rodchenko en Moscú y ahí me llamó la atención la fotografía artística y documental. Fue ahí también donde comencé a capturar monumentos.

¿Qué te hizo interesarte por los monumentos?

Hablando del proyecto “Zonas Restringidas”, en específico, no todos son monumentos. Me interesó este tema porque eran escenarios que reflejaban un futuro que nunca llegó. En cuestión de tecnología, también podemos ver cómo se quedaron estancados en el tiempo. En realidad estaba buscando sujetos complejos, y algunos de ellos resultaron ser monumentos.

¿Por qué te llamaron la atención estas Zonas Restringidas?

Posiblemente porque crecí rodeado de ellas. Las personas que vivimos en Rusia durante esta generación, vivimos sobre las ruinas de un futuro que nunca llegó. Por otro lado, considero que deberíamos meditar acerca de estas construcciones y analizarlas a detalle.

¿Qué aspecto de este “futuro que nunca llegó” te cautiva más?

Tal vez lo cíclico de estos procesos. Por ejemplo, la revolución de 1917 y los levantamientos de los años 90, así como lo que sucede actualmente, tienen en común la búsqueda de nuevas filosofías que influyen al arte, la arquitectura y la sociedad en general.

¿Consideras que tus fotografías son particularmente optimistas o pesimistas?

Ninguna de las dos. Tampoco creo que la fotografía documental sea una copia fiel de la realidad. Creo que es una meditación sobre, o un diálogo con, el espacio.

Algunas fotografías están intervenidas y otras no. ¿Cómo decides esto?

Tiene que ver con una búsqueda del medio específico que te dará el resultado que estás buscando. Es un método empírico, voy probando diferentes acercamientos y a su vez descartando los que no funcionan.

¿Qué proyectos vienen próximamente en tu carrera?

Acabo de terminar un proyecto que será lanzado próximamente. Recién regresé del Medio Oriente y otros puntos de conflicto en el mundo, donde estudié la guerra. El objetivo de este proyecto es presentar la guerra como si no fuera real, sino una simple puesta en escena.

¿Qué planes tienes durante tu visita a México y Latinoamérica?

Me llama mucho la atención la mitología prehispánica. Espero poder visitar las ruinas arqueológicas y conocer más a fondo la cultura. Por ahora no tengo planes de producir obra durante este viaje; sin embargo, sé que la muerte es una parte importante de la cultura popular. Ese tema me interesa bastante, me gustaría estudiarlo y quizá surja algo relacionado con ello.

La exposición Danila Tkachenko, Rusia, 1989 permanece en Almanaque (Colima 101, Roma Norte, Ciudad de México) hasta el 6 de octubre de 2018.

_

Por Daniel G. Vargas