David Altmejd conquista Hong Kong con “The Vibrating Man”
A ver, ya séquense la babita que andan escurriendo por KAWS y su gigantesco plástico flotante en el Puerto de Victoria en Hong Kong porque David Altmejd ya llegó a las mismas tierras a poner su nombre en alto.

Usando materias primas, el artista canadiense manifiesta una fantasía post-apocalíptica con “The Vibrating Man”, su primera gran exhibición en Asia en el White Cube Hong Kong, but don’t get him wrong, es una fantasía fundamentalmente positiva, ya que produce un gran potencial de regeneración, evolución y reinvención.


“The Vibrating Man” consta de múltiples esculturas, en las que el artista combina creativamente el expresionismo crudo con el realismo.

Cabezas que brotan unas de otras, invertidas o compartiendo un par de ojos y hasta caras con heridas abiertas que exponen profundidades de cristalización fascinante, así cómo si les quisieran desenterrar un tésoro escondido de entre los sesos. “Un objeto perfecto para mí, es algo que es extremadamente seductor y extremadamente repulsivo al mismo tiempo”, dice Altmejd, quien es bien conocido por fusionar los temas de la ciencia, la magia, la ciencia ficción y el romanticismo gótico.

“The Vibrating Man” se encuentra abierto al público en White Cube Hong Kong hasta el 18 de Mayo.

Texto por: Francesca Eliane
Publicado el: 27 marzo, 2019