La muerte del ídolo: Adanowsky@Lunario

La muerte del ídolo: Adanowsky@Lunario

-Fotos por:  Feynox

dsc_1878-copia

El Idolo ha muerto. Al menos es lo que nos dejo muy en claro Adanowsky en su presentación del ayer 3 de Diciembre en el Lunario del Auditorio Nacional, donde en compañía de propios y extraños dio fin a un ciclo muy importante en su carrera musical.

dsc_1880-copia

dsc_1883-copia

Acompañado por músicos invitados, Adanowsky desplegó el equivalente a un musical de manera express, ya que este no contaba con toda la producción con la que generalmente se vale el teatro. El repertorio de temas fue una selección que encierra el concepto del personaje y que en su mayoría son las mejores piezas de su álbum.


dsc_1902-copia

dsc_1940-copia

Un escenario provisto de guitarras, bajo, batería y un órgano viejo se apreciaba minutos antes de que la banda abordará el mismo, en el que un enano, dos strippers con máscaras de luchadores, dos piñatas(una que representaba un buey dorado y otra de “el ídolo”), cuatro gladiadores, un medico, un sacerdote y hasta un mariachi interpretando la marcha funesta, hicieran acto de presencia en cada uno de los segmentos del drama.

dsc_1954-copia

dsc_1968-copia

dsc_1994-copia

Desde el momento en que arribo al escenario cargando la cruz que le proporciono la fama, hasta el último instante de su ficticia vida, en el que la muerte bailo con el y con un solo toque lo fulmino, los asistentes se entregaron con devoción a su voz y a las notas de los instrumentos, mismas que en su mayoría eran mujeres.

dsc_2033-copia

dsc_1915-copia

dsc_1970-copia

El show concluyo con un Adanowsky renacido, una nueva etapa. La muerte no necesariamente es despedirse o deshacerse de cosas muy valiosas, también es evolucionar y crear cosas mejores, como los ciclos, como el propio existir.

dsc_2090-copia

dsc_2149-copia

dsc_2169-copia

dsc_2177-copia

dsc_2239-copia

dsc_2242-copia

dsc_2246-copia

dsc_2248-copia

dsc_2259-copia