6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-portada-final

6 cosas que vamos a extrañar de American Apparel

American Apparel, una marca que no estaba destinada al éxito, lo tuvo, con una visión de mercado, producción y publicidad distinta a las grandes firmas de indumentaria del mundo. Fundada por Dov Charney, a partir de un negocio de venta de tees con modelos básicos, logró crear un imperio de ropa a nivel mundial. Al grado de que en el comienzo de los dosmiles, la etiqueta era el tipo de ropa que todos los pre-hipsters (eran lo mismo pero todos pensaban que eran los “raritos cool”) querían usar. Masificando una de las tendencias más fuertes y asimiladas en las calles de todo el globo, el normcore.

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-1

Dov empezó vendiendo sus playeras americanas clásicas con muy poco capital de inversión y casi nada de experiencia; las movía desde su dormitorio en Connecticut hasta Montreal y diez años después de alimentar este negocio, que jamás debería triunfar, se convirtió en una idea millonaria. American Apparel ya había conquistado corazones y vaciado millones de carteras alrededor del mundo. Abriendo tiendas por aquí y por allá, lanzando campañas publicitarias muy provocativas y eróticas y como les dijimos en un comienzo, uniformando a todas las morras cool de la Roma-Condesa.

El caso es que, este sueño de básicos accesibles para todos, ha terminado. Según el LA Times, la preciada marca americana/canadiense ha sido vendida a Gildan, una maquiladora de playeras Canadiense, en una subasta de bancarrota. Desencadenando el cierre próximo de todas las sedes de AA alrededor del mundo; algo que incluye su mítica boutique en la Colonia Roma.

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-5

Sin embargo, aunque no suene que estamos muy enamorados de la marca, American Apparel, es y será un ícono de la moda y por ello la extrañaremos. Además, no podemos negar que al menos tenemos una prenda de la firma o que durante la pubertad morimos por tener una. Por ello, les compartimos 6 cosas que recordaremos profundamente de American Apparel.

Prendas y accesorios básicos para todos

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-6

American Apparel fue la primera compañía en ganar dinero a partir de las prendas que nadie quería. Aprendió las reglas de la moda y las puso en su contra, eligió un sinfín de básicos olvidados por los emporios de moda y firmas de streetwear, y los vendió como piezas únicas, que te “harán diferenciarte de las masas y te brindarán una identidad”;  un principio básico de la industria. Democratizando, de cierta forma, el consumo de indumentaria.

Una postura política y social

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-7

Como les comentamos en un principio, Charney puede ser considerado el padrino del normcore, no en la parte filosófica o estética, pero sí en la de venta. Algo que habla de equidad e igualdad entre sexos, ideal que luego se convirtió en el apoyo a la comunidad LGBTT, con sus famosas tees “Legalize Gay”. Hecho que a principio de este milenio representaba un discurso político bastante fuerte.

Un modelo de negocio justo

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-10

Aunque esto suene bastante aburrido, este punto es uno de los que no solo nosotros, sino toda la industria de la moda extrañará, o, al menos, debería. AA vendía sus productos a un precio unitario en todo el mundo (por internet solo cobraba el envío proporcional), además de que a sus trabajadores (obreros y empleados de las boutiques) les pagaba en proporción al salario mínimo norteamericano; algo bastante lejano al empleo y explotación de menores de edad para manufactura.

Los escándalos de Dov

dov-charney-tcly

Es por todos conocido que el comienzo del debacle de AA fue a partir de los escándalos de acoso sexual por parte de Charney a modelos y empleadas de la tienda. Además de unas de las anécdotas más raras de la historia de la moda, el buen Dov se masturbó en frente de Claudine Ko, una reportera de la revista Jane, durante una entrevista. Desencadenando en su destitución como CO y la separación absoluta de los fanáticos del empresario de la marca. Pero qué diablos, lo bailado nadie se lo quita.

Publicidad hipersexual

6-cosas- extrañar-american-apparel-tcly-2

Casi como un arte, muy al estilo Playboy, AA comenzó a vender productos a través del sexo. No de una manera sutil como se hacía tradicionalmente en la publicidad, esta lo hacía de forma descarada y por ello acudió a uno de los fotógrafos de moda más descarados del mundo, Terry Richardson; el cual, por cierto, también ha sido acusado de conductas como las de Dov. El hecho resultó ser una fórmula perfecta, que catapultó a la firma y la convirtió en un ícono.

Las fiestas de su boutique de la Colonia Roma

Probablemente lo que más extrañaremos como chilangos. Nadie puede negar que fue a una fiesta o mínimo una sale en el rooftop de su sede en la Roma. Un lugar donde iban los artistas (hace cinco años) emergentes, las chicas de la moda de la colonia y todo aquel que gustara de chelas y tragos gratis.

P.D. American Apparel, sí te vamos a extrañar, aunque sea poquito.