porno"/>
travesti
alexander-wang-tcly-portada

Alexander Wang, de creativo a CEO de un imperio

“Mi mamá solía llevarme a restaurantes, y la primera cosa que siempre pedía era una pluma y una servilleta, y dibujaba zapatos y zapatos y zapatos”. Es ahora una de las frases célebres de quién alguna vez fue un niño con grandes sueños. Hijo de padres taiwaneses-americanos, nacido en San Francisco, tuvo grandes privilegios durante su formación y acceso a buena educación, teniendo la oportunidad de atender al prestigioso colegio londinense de artes Central Saint Martins, para luego convertirse en uno de los protagonistas centrales en el high fashion contemporáneo.

¿Tienen idea de quién estamos hablando? Alexander Wang, una de las últimas, y más preciadas joyas de la moda norteamericana, con vida, que nos dio el siglo XX. Wang nació con determinación, y mucha, a sus 19 años se mudó a la Gran Manzana para completar su formación en la famosa Parsons School of Design. Después de sólo dos años de estudio, en el 2005, su visión lo impulsó a lanzar su propia marca, en la cual predominaba una colección de tejido de punto.

Alexander-Wang-ss07-tcly

Alexander Wang Spring 2007.

Wang, ha logrado convertirse en el niño (ya no tan niño) mimado de la industria norteamericana, y desde entonces ha hecho y deshecho el mundo de la moda, participando en grandes colaboraciones con H&M y adidas; además de ganarse premios como el Swiss Textiles Award y el International’s Fashion Star Award, y a mi parecer (y seguro del de muchos), todos bien merecidos.

alexander-wang-tcly-international-Fashion-Star-Award

El creativo, lanzó su primera colección completa para mujeres en el 2007, la cual se vendió en más de 700 tiendas alrededor del mundo, llevando su marca a abrir 16 tiendas, en 7 países por todo el globo. El 2012 fue el año, para Wang, porque fue nombrado Director Creativo de la casa francesa (con raíces españolas) de alta costura Balenciaga, tras la partida de Nicolas Ghesquière. Con la encomienda de refrescarla, por no decir, reinventarla.

alexander-wang-tcly-3

Sin embargo, ninguna historia de amor es eterna, haciendo que Wang se despidió del trono de Balenciaga, corriendo sonriente por la pasarela en su último show. Quiebre que generó un boost creativo y enérgico para el diseñador, que se concentró de lleno en su marca homónima, colocándola como una de las más buscadas y consentidas de las super estrellas norteamericanas.

alexander-wang-tcly-1

“El lado de los negocios siempre ha sido natural en mi, y con mi regreso de tiempo completo a Nueva York, me quiero enfocar en el crecimiento estratégico de mi marca” dijo el diseñador americano en un comunicado. “Ahora es el momento adecuado para sincronizar totalmente los aspectos creativos y comerciales de la empresa y continuar fortaleciendo el diálogo que tenemos con nuestros clientes. Siempre ha sido mi objetivo crear valor de marca, y ser una marca con integridad y propósito”. Repetimos, Wang sabe de esto y lo hace muy bien.

En junio de 2016, la compañía anunció que además del papel como diseñador que tiene Wang, el sustituiría a la, entonces, CEO, Aimie Wang (su cuñada) y la CO Ying Wang (su madre). Pero no lo tomen a mal, obvio Wang no iba a abrir a estas genios de los negocios, tras 11 años de trabajo y fundar la empresa a su lado en el 2005; ellas seguirán siendo miembros de la junta directiva y accionistas de la misma, mientras que Dennis Wang, hermano del diseñador, continúa como asesor.

alexander-wang-tcly-6

Rodrigo Bazan, Dennis Wang, Alexander Wang y Aimie Wang.

Se estima, que el emporio Wang genera unos 150 millones de dólares en ingresos y cuenta con más de 300 empleados repartidos por Nueva York, París y Hong Kong. La compañía se negó a proporcionar cifras reales de ventas, pero dice que el negocio está creciendo a porcentajes de dos dígitos anuales, con división de ingresos por igual entre prendas de vestir y accesorios. OMG.

Pero por qué tomar esta decisión en 2016, el peor año para la industria de la moda desde la crisis financiera de 2008, atender y hacer crecer un negocio de la moda es súper complicado, hasta para los más experimentados. Algo que llevó a Imran Amed, Creador y Editor en Jefe de Business of Fashion, a contactar a Wang y preguntarte ¿cómo le va hacer con tanta chamba? “Siempre tuve a mi cuñada como CEO, y a medida que crecimos y expandíamos, trajimos a los líderes de ventas, líderes de mercadotecnia, etc". Wang se ha sabido rodear de buenas manos y mentes, ese su as bajo la manga.

alexander-wang-tcly-8

"Cuando llegué a París, era una manera muy diferente de trabajar. Ni bueno ni malo,  sólo diferente, en el sentido de que todo era muy silencioso. El equipo de ventas tenía su propia conversación, los equipos creativos tenían sus propias conversaciones. Yo nunca había trabajado de esa manera. Siempre se ha tratado de transparencia, comunicación excesiva y la intención de conocer las expectativas y metas de los demás". Comenta Wang sobre su visión de empresa  y forma de trabajar.

Un punto importante para destituir a su cuñada como CEO de su marca, es que esta tiene 2 hijos y que durante el tiempo que esta llevaba las riendas de compañía, Wang estaba creciendo y aprendiendo a cargar con grandes responsabilidades. Retos para los cuales se siente calificado, "Siempre he tenido un sentido innato de los negocios, y es algo que siempre me ha interesado. Para mi no bastaba con solo tener la creatividad. Esencialmente, cuando eres creativo, eres un soñador y cuando eres una persona de negocios, estás concentrado en la ejecución. Un sueño es solo un sueño hasta que lo ejecutas”.

alexander-wang-tcly-9

Wang, al ser uno de los más venerados y mejor posicionados nombres en la industria de los negocios de la moda, busca aplicar sus nuevos aprendizajes en su firma y potenciarla. La cual, él denomina como “una marca americana con ascendencia asiática y con formación europea”.

Sobre sus cambios personales y los acomodos que estos traerán a su negocio, Wang comenta: “El equilibrio (entre su vida personal y profesional) es difícil, porque quieres crear una marca que destaque por sí sola. No soy un adolescente, ya no estoy en mis veintes, ahora tengo 32, y se que cosas debo separar. Por eso tengo dos cuentas de Instagram. Tenemos una de la empresa, y tengo la personal. Es importante que todo sobre mi sea algo apropiado para ser comunicado a través de la marca Alexander Wang, pero aun así, está Alex Wang, la persona, ¿sabes? Crear la separación es, yo siento, importante”.

alexander-wang-tcly-10

Sea lo que sea que tenga cosiéndose en el horno, morimos de ganas por ver las creaciones a tiempo completo de Wang. Sin duda, aquel niño que dejaba bosquejos de zapatos en las servilletas mientras esperaba a que regresara el mesero con su comida, es ahora todo un genio; tanto en el diseño como en los negocios, y todos queremos un probadita de él.

Por: Francesca