travesti
la-haine-tcly

4 lecciones de streetwear según "La Haine"

Hace siete años vi La Haine por accidente. Todavía existía Blockbuster, y su pequeña colección de Cine Francés, alimentaba mi fanatismo por los filmes en blanco y negro de Jean-Luc Godard y Robert Bresson, y el seductor rostro de Anna Karina. Años dorados, donde fumaba mota todos los martes y exploraba el expendio de DVDs en busca de Cine de Arte, el cual solía ver en el sótano de mi mejor amigo; una tradición que con la madurez y los noviazgos universitarios se fue diluyendo.

En una de aquellas excursiones sobre pilas de discos, divisé la mirada furiosa de Vincent Cassel, un personaje que hoy día idolatro, gracias a sus cualidades histriónicas, y que por largo tiempo compartió su lecho con Mónica Belucci; pero que en aquél momento solo era “un francesito más”. Sin dudarlo tomé la caja, pague la renta, conecte y me dirigí al sótano.

Coloqué el disco plateado sobre el lector, me prendí y los créditos comenzaron. Luego, sobre la pantalla aterrizó una bomba molotov y “Burnin and Lootin” de Bob Marley irrumpió. Eso rompió algo en mí, me di cuenta que los olvidados sufren y muerden igual en todas partes. Que en todos lados los policías disparan antes de preguntar y que Virginie Montel, Diseñadora de Vestuario y Mathieu Kassovitz, Director del filme, son unos visionarios de la moda. La Haine predijo el destino de la escena global veinte años antes de que nos alcanzara. Sin querer, reprodujeron los outfits que hoy día Gosha Rubchinskiy y Vetements, venden en miles de libras y que por momentos unifican los conceptos high fashion y streetwear.

vetements-tcly

Vetements x Demna Gvasalia.

Por ello, decidimos regalarles cuatro puntos por los cuales La Haine es una película visionaria y pionera del streetwear, convirtiéndola en una de las piezas fílmicas esenciales para entender la estética contemporánea. Filme que cambió mi forma de ver la moda.

Le multiculturalisme du le ghetto

Una de las mayores inspiraciones de Montel para el vestuario de la cinta, fueron los outfits que vio y documentó durante su periodo de investigación en un conjunto de edificios de interés social a las afueras París. Concretamente, “Cité des Muguets”, donde se desarrolla parte de la trama y lugar que fue su hogar durante el rodaje, un ghetto poblado en su mayoría por inmigrantes árabes y africanos, que recrean y reinterpretan algunos atuendos tradicionales con piezas eminentemente occidentales. Elementos de multiculturalidad que la diseñadora usó para mostrar el carácter cosmopolita de la zona y lo ecléctico de su indumentaria. Factores que hoy día son representados en prácticamente todas las pasarelas del globo, y que han hecho de la moda uno de los negocios más redituables.

Le hip hop en France

Por alguna razón que nadie ha podido explicar del todo, el hip hop es el ritmo universal del marginado, quizá por la fluidez y crudeza de sus líricas o que cualquiera que tenga tantito de flow y algo importante que decir puede intentar hacerlo. Por ello, no es de extrañar que la estética clásica de esta cultura se arraigue en el estilo de los habitantes de estos sectores, cotidianamente combinan prendas de sportswear, sneakers y el camo print. Indumentaria que se ha arraigado en el ghetto tanto como los MCs, DJs y el grafiti, y break dancers. Fuerte inspiración para diseñadores como, Virgil Abloh y Alexander Wang, personajes esenciales para entender el fluir de la industria del streetwear contemporánea.

Le choc culturel

Al igual que en la mayoría de sectores poblados por inmigrantes, los recién llegados sufren un choque cultural y estético, que se traduce en discriminación por parte de los locales a las primeras generaciones de hijos de expatriados. Hecho que Montel representó a través de contraposiciones de estilos, streetwear vs alta costura; tendencias que en la cinta conviven por algunos episodios, hecho que hoy día define la industria de moda global. Como muestra, la última colección de Balenciaga, concebida por Demna Gvasalia, nuevo director creativo de la casa española, que mezcló cortes tradicionales de la marca valenciana con una de las últimas tendencias del streetwear, el oversize.

Gangster français

Uno de los elementos esenciales de La Haine es la violencia, expresada en asesinato real de Abdel Ichah, un joven de ascendencia árabe, a manos de la policía francesa, acto que inspiró la trama entera de la película. Pero que también es representada de manera sutil en el vestuario de algunos protagonistas del filme, los cuales recrean ciertos accesorios del estereotipo del "American gangster", como la joyería y chaquetas de cuero, al igual que elementos skinheads como la bomber jacket oversize y la cabeza rapada. Piezas que hoy día apuntalan cualquier outfit o colección de streetwear, brindándole un nivel de “credibilidad callejera”, al cual ningún otra tendencia aspira llegar.

-

Por  Dave Zepeda.