Haciendo digestión a la moda con Pooey Puitton
A el mundo le cae bien una lavada de trapitos haute couture sucios de vez en cuando, ¿no? Para concluir el 2018, el mangate diseñador de jueguets, MGA Entertainment, se echó un pastelazo y lo lanzó al mercado with 0 fucks given, ¿habrá sido referencia al año que tuvimos en general?
Con un precio de $59.99 USD, la bolsa ‘Pooey Puitton’, además de enamorarte con sus colores y el kit de manualidades que trae para que la chulees a tu gusto, le cerró el año a Louis Vuitton con broche de caca.
Pooey Puitton cortesía de Symths Toys
Ya sabemos que se juega sucio en el mundo capitalista, y antes de que el berrinche de una de las marcas de bienes de lujo más valiosas del mundo llegara hasta la ley, el fabricante de juguetes se presentó ante un tribunal federal primero.

No es el primer rodeo los juicios para MGA, ya que sigue enredado en un trabajo multianual con Mattel por los diseños de sus muñecas Bratz. Con sede en Van Nuys, California, MGA es conocida por los hot toys como L.O.L. Surprise y productos Little Tikes.
Bratz Dolls de MGA Entertainment
De acuerdo con una queja de parte de los creadores de las muñecas Bratz, MGA, «Alrededor del 7 de Diciembre de 2018, Louis Vuitton reclamó a uno de los clientes de MGA que el nombre y el producto de ‘Pooey’ infringieron o diluyeron una o más de las marcas registradas de Louis Vuitton».

Como de película, con la mención de la palabra ‘popó’ más de 25 veces, MGA afirmó que «ningún consumidor razonable confundiría el producto de Pooey con un bolso de Louis Vuitton». El producto de plástico con forma de caca que contiene dulces y otros juguetes más pequeños, destacando muchas diferencias, bastante obvias en el uso, el cliente, el marketing, los materiales y el precio en comparación con LV.
Poopsie Pooey Puitton
También se argumentó que Louis Vuitton «tiene un historial de no respetar los derechos de parodia en los EE. UU. Y de presentar juicios molestos contra tal parodia protegida», apuntando a la demanda de la marca en el 2014 contra una pequeña empresa de Los Ángeles que imprimió diseños de bolsos de la alta gama sobre tote bags.
Chewy Vuiton
La queja también mencionó la demanda de Louis Vuitton contra Haute Diggity Dog, una compañía de juguetes para mascotas, sobre una línea de juguetes masticables «Chewy Vuiton» con forma de bolsos y tacones. Obvio, Louis Vuitton perdió ambos casos. Alguien ya digále a Louis Vuitton que ya se siente y se calme, ¿no?
Texto por: Francesca Eliane
Publicado el: 8 enero, 2019