Un trip con Carsten Holler: Alucinando en la CDMX
Sin haber ido a la escuela de Arte, Carsten Höller es un artista nato con entrenamiento científico que trae a esta realidad piezas y situaciones que retan y cuestionan el comportamiento humano, la lógica y las formas de percepción.
Höller se ha dado a conocer y a puesto su nombre muy en alto por sus ambientes sensoriales que interrumpen el comportamiento humano prescrito al distorsionar la percepción y provocar reacciones espontáneas de confusión, invitando a todos a observar sus «ambientes influyentes» y hasta a participar activamente, destruyendo el ‘ver para creer’ de la incredulidad moderna.

Este diamante Alemán crecido en Bruselas, tiene un doctorado en ciencias agrícolas, especializado en el área de estrategias de comunicación olfativa de insectos. Comenzó su vida artística a finales de los 80, mientras seguía ejerciendo durante varios años más hasta rendirse ante la ciencia en el ’93 después de darse cuenta de que el método científico no explicaba el mundo tanto como el quería. El mismo dijo en una entrevista para el periódico Británico ‘The Guardian’: «… llegué a creer que las suposiciones que hice en el arte eran más honestas …».

Cómo todo buen trip, este también comenzó gracias a la influencia de un amigo. Un amigo, le dio a Höller un libro sobre el estudio de las propiedades alucinógenas de los hongos y su historia antropológica. Este libro, escrito por R Gordon Wasson, un ex empleado del banco de inversiones JP Morgan, le dedicó 25 de años de su vida sin saber que con el paso del tiempo habría inspirado obras experimentales homenajeando sus teorías.
   The Florentine Experiment (2018)
Estando en un ambiente como en el que se formó profesionalmente, Höller tenía acceso ilimitado a cualquier sustancia que se le antojara, y es donde se le prendé el foco para poder experimentar personalmente con las experiencias cotidianas que son libres de drogas y posteriormente, compartirlo con el mundo.
En su obra Giant Psycho Tank (1999), los espectadores pudieron flotar tan ligero como una hoja sobre el agua de una piscina de privación sensorial, dándoles una experiencia out-of-body y tenebrosa. Cómo en esta y en muchas más ocasiones, el artista ha usado desde luces destellantes, hasta drogas psicotrópicas y varios otros estímulos para alterar potencialmente el estado mental de sus espectadores.
Giant Psycho Tank (1999)
Giant Psycho Tank (1999)

En su conjunto, el trabajo de Höller es una invitación a capacitar y re-imaginar la manera en que nos movemos por el mundo y las relaciones que construimos al pedirnos que reconsideremos lo que creemos que sabemos sobre nosotros mismos.

Y no hay mejor noticia que darles que, ¡nos vamos a dar un viaje muy Holler este año!

Ajá, se exhibirán las jugosas piezas del artista alemán en el Museo Tamayo de Marzo a Junio este verano así que vayan mentalizándose.
Doubt (2016)

En sus exploraciones de temas como la niñez, el amor, felicidad, el futuro y la alucinación no sabrás si estás en un laboratorio o en una casa de diversión, o en el Museo Tamayo sin dejar de probar tus limites sensoriales a tráves de situaciones cuidadosamente controladas.
Ahora ya sabes a donde llevar a tus tíos los más uptight y a tus primos con los que no haces click cuando vengan a visitarte este verano, y dales el viaje que les cambie la perspectiva de todo lo que creen conocer.

Upsidedown Mushroom Room (instalación permanente en Milano, Italia)
 

Carsten Höller: Hallucinations

Venue: Museo Tamayo

Ubicación: Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc.

Duración: 29 de marzo al 30 de junio

Costo: $65 pesos

Texto por: Francesca Eliane
Publicado el: 7 enero, 2019