travesti
Sign in / Join
prince-portada

5 Looks de Prince que no Deberías Copiar

La música se está despidiendo de a poco de sus ídolos, Bowie hace unos meses, Lou Reed unos años atrás, y hoy Prince. Probablemente, uno de los mejores diez guitarristas de la historia, un hombre que a finales de la década de los setenta, introdujo el término “andrógino” e “hipersexual” a una escena musical hermética y que comenzaba a carecer de propuestas frescas.

Cualquier homenaje a su intachable carrera y enorme aportación a la música mundial, quedaría corto. Así que a manera de celebración de su vida y legado, les compartimos un conteo con aquellos looks que solo este príncipe podía portar con estilo y elegancia. La percha no se la quitaba nadie.

Prince siempre fue de la realeza

prince-1

Nacido y criado en Minneapolis, Prince desarrolló un gusto por la música desde muy temprana edad, en gran medida por la afición de sus padres al jazz. Por eso, cuando este decidió convertirse en músico, contó con el respaldo de sus progenitores. Durante su adolescencia e incipiente etapa como guitarrista, Prince poseía un look bastante sobrio para la época, pantalones acampanados, chaquetas de cuero. Un afro bien esponjado y el uso de cadenas con dijes, que lo acompañarían por el resto de su vida. Nada estrafalario, pero aceptémoslo, esta combinación solo se le ve bien a alguien con el flow de Prince.

Por un tiempo, Prince tuvo pinta de Latin Lover

prince-2

El éxito para Prince fue casi instantáneo, su álbum debut For You, vendió casi un millón de discos a nivel mundial. Una cifra bastante grande para un artista nuevo y que en su mayoría componía canciones de lo que por los años ochenta se consideraba R&B. Para alcanzar este gran logro, tuvo que cambiar algo su imagen y comenzar a crear el mito en el que con el tiempo se convirtió, un hombre dedicado al amor y el sexo. Título que solo pudo alcanzar gracias a unos jeans ajustados, camisas de terciopelo desabotonadas y una melena que el mismísimo Casanova envidiaría.

Con los noventa vino la sofisticación

prince-3

La década de los ochenta se caracterizó por la exageración estética, pero aun cuando este concepto estaba muy arraigado en las tendencias de dicha era, el look de Prince era considerado uno de los más excéntricos y llamativos del orbe. Motivo por el cual decidió bajarle un poco los desniveles a su imagen y comenzar a tejer un velo de misticismo y sofisticación a su alrededor. Ya era dueño de un nombre y tenía que comenzar a cuidarlo. Por ello, se cortó el cabello y comenzó a usar gafas de sol, sombreros y conjuntos de alta costura; por su puesto, siempre en colores llamativos y algunos toques en morado distribuidos en su outfit, color que ya era su insignia.

Prince se pierde en la Purple Haze

prince-4

A comienzos de este siglo, las creaciones musicales de Prince comenzaron a tener un tono más experimental y rockero que el de décadas anteriores, explotando al máximo su gran habilidad como guitarrista y arreglista. Pero su fama y hype comenzaba a decaer, las nuevas generaciones no entendían del todo su discurso y lo obligaron a reinventarse. Al grado de comenzar a rodearse de personajes como Lenny Kravitz, Eve y Gwen Stefani, a la vez de  darle un giro completo a su estilo. Comenzó a usar trajes morados de una pieza fabricados en látex, que lo hacían parecer un guitarrista algo bizarro y proveniente de otra era. Apariencia que provocó una infinidad de críticas, pero que el día de hoy nos habla de espíritu innovador y personalidad excéntrica. Se reinventó y sobrevivió para contarlo, no cualquiera.

Back to the Basics

Prince-5

Durante los últimos años de vida de Prince, pudimos verle feliz y bastante satisfecho con su imagen, sin tanta experimentación y excentricidad. Como si de pronto todas las rutas que este había tomado lo condujeran al principio, a lo básico. Regresó el afro abultado, a sus gafas de sol y el uso de prendas en tonalidades más sobrias y con un corte y estampado que se podría calificar como retro. Parece que a lo largo de su carrera, Prince se dio cuenta de que él seguiría siendo el artista sin importar como luciera. Descansa Prince, te vamos a extrañar.

Por Dave Zepeda.