La contaminación se transforma en arte

Cuando una compañía tiene una visión más allá del dinero puede lograr cosas increíbles, prueba de ello es el caso de Tiger Beer. En conjunto con la empresa de desarrollo tecnológico Gravity Labs, crearon Air-Ink, un innovador producto que logra convertir la contaminación de los autos en tinta.

El equipo de Anirudh Sharma, fundador de Graviky Lab, desarrolló el proceso para conseguir este resultado. Por medio de un filtro colocado en el escape de los vehículos, se recogen las cenizas de carbono pulverizado, que comúnmente vemos como humo, se separan y procesan para darle un fin práctico.

Este invento se ha probado en flotillas de taxis en el Reino Unido y se estima que tiene el potencial para eliminar billones de toneladas de CO2 de la atmósfera. Desde sus pruebas en 2016, Graviky Labs ha extraído más de 770 litros de tinta, equivalente al subproducto de un auto diesel que se conduce sin parar durante casi dos años y medio.

El siguiente paso fue revelar el potencial de la tinta mediante una exposición pública en Londres, en colaboración con Clean Air Gallery. Los encargados de la apertura fueron los artistas Khristopher Ho, Patrick Vale, Paul Davis y Doodle, quienes probaron Air-Ink realizando piezas a gran escala. Posterior al debut de estos murales en Londres, el concepto viajará a Nueva York, Berlín y Singapur, sumando a 19 artistas más.

Checa todos los detalles de este proyeto en el sitio oficial de Air-Ink y dale play a este video para ver cómo se hicieron los primeros murales.