travesti
Sign in / Join
4 of July TCLY

American National Flag, a perfect canvas

Vivo detrás de la Embajada de los Estados Unidos, en la Ciudad de México. Su pequeño patio trasero, repleto de policías de la ciudad y restaurantes franquicia norteamericanos. También hay un mercado donde se habla inglés y los ramos de flores cuestan 200 pesos. La zona es limpia y bien conectada, pero caminar a diario frente a la sede norteamericana es un martirio. La mayoría de las manifestaciones en la ciudad, tengan que ver o no con USA, pasan frente al edificio en forma de caja de zapatos, y se instalan por algunas horas. Trayendo consigo un convoy anti-asaltos, que bloquea la calle y me hace llegar 10 minutos tarde a cualquier destino.

Pero no pretendo hablar de mis horarios, el punto es que, hoy, 4 de julio de 2016, se conmemoran 240 años, de la declaración de independencia norteamericana; y como era de esperarse, se formó frente a la fachada de su embajada, una marabunta humana que reclamaba a gritos libertad y justicia, dos de los tantos ideales que su bandera representa. Gesto que me parece adecuado, tomando en cuenta que aquí no hay fuegos artificiales ni barbacoas, sólo gritos y mentadas de madre, y balazos, quizá balazos en Oaxaca.

01-embajada-eua-mexico

Embajada de los Estados Unidos en México.

Por ello, con el fin de celebrar aquella libertad creativa y justicia social que sí existe en Estados Unidos, al menos de forma parcial, les presentamos 5 piezas artísticas alegóricas al Fourth of July, y que toman como principal fuente de inspiración, la Bandera Norteamericana. Obras que en su estructura difuminan la delgada línea entre propaganda, y arte.

Jean-Michel Basquiat - “Untitled (Flag)”

flag-BASQUIAT

Hijo de inmigrantes, Jean-Michel Basquiat vivió a lo largo de su meteórica e intensa existencia, los placeres más extravagantes que se pueden comprar  en occidente, y un rechazo profundo por parte de la élite norteamericana. Blancos multimillonarios que miran al arte como un bien y a los artistas como máquinas, el tipo de gente como Donald Trump. Por tal motivo, decidió trabajar sobre la Bandera Norteamericana y crear una pieza que nos recuerda su pasado colonial, los rectos ideales que profesaba y las turbulencias sociales que aqueja desde su fundación. Hoy día, la obra está valuada en 70 mil USD y seguro cualquier multimillonario mataría por tenerla.

Jasper Johns - “Three Flags”

jasper-american-flag

Podría decirse que la Bandera Norteamericana fue uno de los elementos más recurrentes y característicos de la obra de Jasper Johns. Considerado un ferviente promotor del “neo-dadaísmo”, el pintor concibió esta pieza en 1955, en la cual buscó recrear con pinceladas llenas de energía, los eventos llenos de violencia que vivió luego de terminar su servicio militar en la Guerra de Corea, y el ferviente patriotismo crítico que inspiró en él.

Keith Haring - “American Music Festival - New York City Ballet”

flag-haring

Uno de los representantes más cotizados y famosos del movimiento pop durante el siglo pasado, fue Keith Haring. Miembro de la primera camada de artistas que llevó el graffiti a las galerías neoyorkinas y que al mismo tiempo, sacó el arte de los museos y lo llevó a las calles. Aunque todo suena color de rosa, Hearing ganó un rechazo masivo por parte de comunidad artística cuando se declaró abiertamente homosexual, y que era portador del SIDA. Enfermedad que lo llevó a la muerte dos años después de crear esta obra, inspirada en el espíritu festivo norteamericano y el movimiento artístico que vivió durante los años ochenta.

SABER - “American Flag”

Saber-american-flag

SABER es una de las pocas leyendas del graffiti que lograron con éxito la transición entre la calle y la galería. En parte, por su estridente paleta de colores y depurada técnica con el aerosol, pero también por el contenido social de algunas de sus obras, como “American Flag”. Pieza de grandes dimensiones que busca reflejar el dinamismo y libertad creativa que le permite el graffiti, el cual desde su perspectiva forma parte de la identidad norteamericana contemporánea.

Martin Parr - “Miami”

USA. Florida. Miami. 1998.

A diferencia de la mayoría de los países en el mundo, la Bandera Norteamericana no es un símbolo nacional intocable, al contrario, esta es uno de los objetos más fabricados en el mundo, y que adorna un sin número de prendas. Hecho que sorprendió al fotógrafo británico, Martin Parr, consentido de la agencia Magnum; el cual durante un viaje por la nación, documentó el significado y grado de identidad que le aporta a su pueblo su Bandera. De aquel viaje, se desprende “Miami”, una de sus fotografías más controvertidas, la cual, lo catapultó al estatus de fotógrafo súper estrella.

Por Dave Zepeda