Dulce violencia

Dulce violencia

Una herida puede deformar el rostro de una persona y dejarle cicatrices psicológicas más profundas de lo que imaginamos. Por otro lado, los periódicos muestran sin pudor muchas imágenes de gente lastimada de manera fatal, sin cuestionarse cuánto afecta esto a los espectadores.

El artista iraní Ashkan Honarvar creó la serie "Faces", con la que pretende explorar las lesiones desde otro punto de vista. Valiéndose de varios recursos como dulces, helado, colorantes y un poco de photoshop, Honarvar nos presenta estos retratos que parecieran salidos de una pesadilla de Willy Wonka.

El fotógrafo e ilustrador, no pretende hacer arte pop con estas imágenes, sino cuestionar a su público acerca de qué tan tolerantes o indiferentes son cuando ven a alguien herido. Las fotos pretenden demostrar lo cotidiano de la violencia, además de lo digerible y apetecible que se han vuelto las imágenes sangrientas.

Más imágenes