tcly-cai-guo-qiang-tocar-el-cielo-03

El ambicioso sueño de tocar el cielo

Llamativos espectáculos de pirotecnia e impresionantes instalaciones son las piezas que presenta Cai Guo Qiang; las cuales lo han convertido en uno de los artistas más importantes del siglo XXI. Se ha interesado en experimentar dimensiones monumentales en la mayoría de sus obras. Sin embargo, en el 2015 realizó el proyecto más ambicioso de su carrera y es también probablemente, una de las obras de arte que pasará a la historia como una de las más memorables de este siglo.

tcly-cai-guo-qiang-tocar-el-cielo-05

Logró una proeza con la que alguna vez fantaseamos todos de niños: tocar el cielo. Desde el comienzo de su carrera se interesó por trabajar con la pólvora. Proveniente de China; un país donde se reprimía la expresión artística, se enamoró de la libertad y la espontaneidad que el material le permitía. Durante muchos siglos, China había utilizado la pólvora como arma de guerra; por lo cual Guo Qiang en un intento por revertir la historia, comenzó a utilizarla para hacer Arte.

tcly-cai-guo-qiang-tocar-el-cielo-01

Su manejo de la técnica era tan original que incluso el gobierno de su país lo comisionó con la tarea de crear el espectáculo inaugural de las olimpiadas en Beijing en el 2008. Como la mayoría de los artistas en la actualidad, ha explorado una gran variedad de formatos en su práctica: como el dibujo, el video y el performance, y sus obras son por lo general una mezcla de todas las anteriores.

Sky Ladder era una escalera de más de 500 metros de altura que, gracias a la ayuda de un globo de helio flotante en el aire, se alzaba sobre las nubes. La pieza fue un regalo de cumpleaños a su abuela; quien cumplía 100 años de edad y nunca había podido presenciar ninguno de sus espectáculos. Poco tiempo después falleció; sin embargo, la obra de Guo Qiang funciona como un puente imaginario entre la tierra y el cielo; los vivos y los muertos.  Existe un misticismo inherente a la obra. Independientemente de la religión en cuestión, comúnmente imaginamos al ser divino como un ente que habita sobre nuestras cabezas, viéndonos desde lo alto. La escalera de pólvora que parece no tener fin, nos crea la ilusión de estar menos alejados del cielo y más cercanos a una realidad de otro modo inasequible.

Sky Ladder scheduled to stream on Netflix. Shown: Sky Ladder, June 2015. Photo: Courtesy of Cai Studio/Netflix

Sky Ladder scheduled to stream on Netflix. Shown: Sky Ladder, June 2015. Photo: Courtesy of Cai Studio/Netflix

En el 2016 Netflix hizo un documental que en México se estrenó recientemente, el cual muestra desde los primeros proyectos del artista y sus inicios en el mundo del Arte, hasta el proceso y finalmente la culminación de su ambiciosa obsesión: Sky Ladder. El documental es sin duda, una oportunidad para conocer la vida y el trabajo de una de las figuras del Arte más impresionantes de nuestra época.

Al igual que varios de sus contemporáneos, Guo Qiang utiliza la estrategia de impactar a través del tamaño de sus obras. Simplemente en lo que va de este año podemos recordar la bailarina de Jeff Koons en Nueva York y el “demonio” de Damien Hirst que adorna el patio central de un palacio en Venecia, para darnos cuenta que la monumentabilidad es un recurso que frecuentan los artistas en la actualidad. Sin embargo, Sky Ladder no sólo se conforma con ofrecer un espectáculo impresionante, sino que además conmueve nuestros sentidos por su capacidad de acercarnos literal y metafóricamente, al cielo.

tcly-cai-guo-qiang-tocar-el-cielo-02

Puedes conocer más de este artista en su sitio oficial  caiguoqiang.com

Por:Daniela Carral