Estética y muerte: Sobre el trabajo fotográfico de José Antonio Martínez

Estética y muerte: Sobre el trabajo fotográfico de José Antonio Martínez

La primera vez que ví el trabajo de José Antonio Martínez, escuché a alguien decir que éste tenía una especie de obsesión con la muerte. No creo que sea cierto. Martínez se graduó como diseñador industrial de la Universidad Iberoamericana y lleva más de 20 años de producción fotográfica. Además, ha participado en 19 exposiciones individuales, de entre las que destacan el Museo de la Estampa en Toluca, Galería Casa Lamm en la Ciudad de México y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo en la ciudad de Oaxaca. Ha sido alumno de personajes de gran renombre como John Sexton, Brooks Jensen, Dan Burckholder, Yolanda Andrade, Joan Liftin, Charles Harbut y Mary Ellen Mark.

“Elegía” es el nombre de la serie en la que sólo se ven retratos de cadáveres. Fue creada en la morgue de la ciudad de Oaxaca durante 7 meses; el artista visitaba el lugar creando fotografías en blanco y negro, todas llenas de gran armonía visual. Aves muertas son representadas en “Todo ángel es terrible”, los cadáveres toman color y vida gracias a sus formas y plumajes. Las imágenes fueron creadas con escanografía, donde el ave es colocada en el aparato que digitaliza la imagen tal como si lo hiciera un escáner de computadora común, sin embargo, la labor de limpieza digital, píxel por píxel, hace que cada una lleve consigo un trabajo de aproximadamente 6 meses.

En la obra de José Antonio Martínez, más específicamente en estas dos series, la muerte se ve presente dentro de las imágenes. No me parece que su obra hable específicamente de la muerte como tal, sino de lo muerto, de aquella separación del Ser con respecto de su cuerpo terrenal, aquel desprendimiento entre el alma y el cuerpo al momento en que acontece el hecho fatal, el acto de morir.

Considero que la obra tiene otro elemento de reflexión: la estética dentro de la imagen. La belleza y armonía dentro de las fotografías, son aspectos que se perciben de primera impresión. ¿Cómo es posible que el artista cree belleza a partir de algo que se concibe como terrorífico? Martínez toma esa reflexión a partir de la imagen, nos hace pensar en la preciosidad y en aquello que puede ser calificado como tal. Un paisaje puede ser bello, pero en este caso, un cadáver sobre una mesa en la morgue o el plumaje de un gallo que perdió la vida en una pelea también lo son; el artista ha creado una estética donde otros pueden ver sólo horror.

Es imprescindible darse cuenta de que estas imágenes no sólo resaltan por su valor estético, sino que se vuelven por demás interesantes gracias a la narrativa que llevan detrás de sí por el concepto que las fundamenta.

Actualmente José Antonio Martínez se encuentra preparando su próxima exposición en Patricia Conde Galería llamada “Montag entumecido”, donde mostrará sus más recientes proyectos. Ésta se inaugura el 7 de septiembre del presente año, en Lafontaine 73, Polanco.

-AleAlejandroLL


malatya escort anal porno elazığ escort sivas escort erzurum escort mersin escort porno izle mobil porno konya escort masaj salonu