La entrevista de la semana: Ricardo Rendón, "Hacia una arquitectura posible"

La entrevista de la semana: Ricardo Rendón, "Hacia una arquitectura posible"

Somos casi 9 millones de habitantes en esta ciudad y cada uno de nosotros posee un espacio en el que todos los días estudia, trabaja y vive, que al final toma como propio. Aunque también habría que pensar ¿Qué implica habitar un lugar?, ¿Qué pasa cuando ese lugar está en sus bases?, ¿Es tan habitable en sus cimientos, cómo cuando está edificada totalmente la construcción?

Pensemos en los cimientos, en el proceso de construcción, pensemos que en la parte de la edificación implica un proceso manual que puede llegar a ser artístico al momento de manejar los materiales de construcción. Ricardo Rendón hace un análisis de todo lo que implica la edificación, enfocándose particularmente en estudiar el manejo de materiales en el arte contemporáneo en su exposición "Hacia una arquitectura posible". Phersix tuvo la oportunidad de entrevistarlo como parte de nuestra entrega semanal de "La entrevista de la semana".

1. ¿Qué te inspiró para hacer "Hacia una arquitectura posible"?

Vengo elaborando una serie de trabajaos que están enfocados al estudio y cuestionamiento de la ejecución de la práctica contemporánea, es decir "el hacer la obra". De ahí eso me ha llevado a investigar entornos de trabajo en donde hay un contacto directo con el material, donde hay un proceso de trabajo que involucra muy fuertemente a la persona con los materiales y las herramientas (como son los oficios). A partir de ese punto he estado trabajando muchos oficios: carpintería, construcción, etc; y aquí el trabajo de la central -lo que estoy desarrollando- es un trabajo de albañilería, plomería de electricidad

2. A partir de tu trabajo ¿Cómo encontraste la relación entre escultura y arquitectura?

Surgió de manera inmediata al trabajar con el espacio de exhibición en especifico. En esta muestra me invitaron a mostrar esta serie de esculturas que tienen que ver con el aprovechamiento de material de plomería y electricidad, y bueno, son estructuras como tales cerradas y autónomas, que no tienen ninguna complicación. Pero cuando se planteó en hacer la exposición en este lugar, a mi me interesó hacer más con el espacio, no sólo mostrar las piezas como individuales, si no también hacer una obra de sitio específico que involucre las condiciones del espacio. Dadas las condiciones, a mi se me ocurre crear un espacio dentro del mismo espacio de la exhibición.

3. En esta exposición trabajas con materiales que están más vinculados con la construcción u otros oficios ¿Cómo se transformó tu experiencia como artista al estar vinculado con materiales que son más representativos de la construcción?

Principalmente cuestioné el “hacer” y el trabajo manual, que mucho se ha dejado de lado en la práctica del arte contemporáneo. No es el caso de la pintura o la escultura, pero si en otros ambientes de trabajo como más experimentales o conceptuales, la instalación si ha dejado el trabajo a terceras personas. Por lo tanto, como parte de mi investigación, me interesa ser partícipe de esa ejecución y de esa realización y de ahí adentrarme a otros oficio que han retroalimentado mi sistema de trabajo. Lo alimentan materiales, proceso, herramientas y conocimientos; estos oficios no son sólo técnicos, sino que hay toda una tradición social y cultural.

Además, reconoces muchas prácticas que están dirigidas y determinadas por proceso de trabajo. De antemano vez las piezas que son dirigidas y proyectadas, cuando el artista manda a hacer la obra a un equipo de trabajo o un productor, y también reconoces aquellas que están elaboradas, vez el proceso. Si te permite ver particularidades de la ejecución.

¿Cómo ha cambiado tu percepción de estos oficios a partir de involucrarte más con ellos?

Hay una noción de respeto inmediata, hice una acción devastando un trompo de tacos de pastor y uno reconoce que es un trabajo, muy noble por un lado estar dando forma a un material y estarlo entregando a la gente, la gente se alimenta de eso. Pero por otro lado representa un ejercicio físico, las manos se te queman con el calor y con los jugos de pastor. Si hay un respeto entre esta gente que lo trabaja día a día. Igual el maestro o albañil hace un esfuerzo al momento de hacer la mezcla, es algo bastante fuerte en el sentido físico, pero no sólo es lo físico, también hay conocimientos que son muy ricos sobre el material, la idea y como se trabaja.

¿Cómo te sentiste al ver este trabajo terminado y de alguna manera "habitable"?

Es satisfactorio ver la obra terminada. Te metes en un proyecto de trabajo y cuando lo culminas queda por un lado el sentimiento de realización, pero por otro lado queda un vacío, piensas “me gustaría haber hecho esto más” o si algunas piezas funcionaron o no aunque esto se presenta al finalizar cada proyecto. Como parte de mi puesta de trabajo también se abren posibilidades para trabajos posteriores, empiezas a darle como vueltas al trabajo mismo pensando como funcionaría en otros espacios, o como lo transportarías a otros espacios.

¿Qué parte del proceso es la mejor para ti? ¿Tuviste algún límite en el proceso de realizar esta exposición?

Pensando yo como productor, para mi el momento más satisfactorio es la ejecución. Si es muy importante la presentación y la distribución, pero son momentos posteriores a ese ejercicio de ejecución y realización. Cuando termino un trabajo, siempre pienso como puedo modificarlo o hacerlo más complejo o sencillo; uno es el que se va poniendo sus propios límites y es uno mismo el que los va sobrepasando.

¿Cómo representarías la frase "La Ciudad te ama"?
Pienso en una imagen, un poste de luz, unos cables, algo muy urbano pero que a la vez es muy gráfico y muy formal.