travesti
Sign in / Join
michel franco entrevista tcly

Michel Franco en entrevista para TCLY

Durante la última década el cine mexicano ha sufrido una fuerte revalorización a nivel mundial. Cada vez es más común ver el nombre de directores o filmes nacionales en las listas de premiación de los festivales más importantes del globo; fortaleciendo a la industria y cambiando la visión de lo hecho en nuestro país, que hasta hace unos años parecía estancado.

Parte de esta nueva generación de cineastas, que busca mostrar una realidad menos maquillada y más cercana a la cotidianidad, es Michel Franco. Un director que a sus 36 años, ya ganó el Certain Regard en el Festival de Cannes, con su ópera prima Después de Lucía, y que ha trabajado con artistas de la talla de Tim Roth.

Próximo al estreno de su nueva película, A los Ojos, tuvimos la oportunidad de hablar con Franco. Sobre su intención al hacer este film, los peligros del contenido desechable en las redes sociales y de por qué prefiere seguir haciendo cine en México en vez de buscar el sueño americano.

Luego de hacer una película tan popular e importante como Después de Lucía ¿Qué cosas nuevas buscas transmitir en tus filmes?

Busco que los temas que retrato sean de interés general, el cine se debe hacer para un público amplio, pero no lo pienso en términos de impacto. Me gusta hablar de temas que considero interesantes y creo que a la gente también le pueden parecer, en general hablo de preocupaciones personales.

Después-de-Lucía

Después de Lucía.

Durante esta época la gente se está liberando de la televisión y se está enfocando en las redes sociales, los temas de impacto son las notas rojas y los memes. Pero tu cine también genera un gran impacto, ¿Qué importancia le das a este fenómeno?

Creo que están muy separados. Hay que tener cuidado con este tipo de contenido desechable, que a veces viene de medios cuestionables y solo lo hacen para llamar la atención. Por otra parte, creo que el cine es lo contrario; le da al espectador la posibilidad de entrar por dos horas a un mundo a oscuras y conocer una percepción y entendimiento profundo de los temas que observa.

También hay internet de buen nivel, no me gusta tiranizar el tema, pero hay que ser selectivo para no perderse, aunque también en el cine.

Platícanos sobre tu nuevo proyecto.

Mi nueva obra se llama A Los Ojos, y la co-dirigí junto a mi hermana Victoria Franco, ella estudió Cine en CENTRO y yo Comunicación en la Ibero. Para este filme creamos una mezcla entre documental y ficción, mi hermana realizó la parte documental, que llevó más de un año de rodaje y yo me encargué del lado de la ficción y de ordenar estas piezas, para que no se encuentren diferencias entre ambas. La protagonista es Mónica del Carmen.

¿Por qué el nombre de A los Ojos?

Tiene dos razones, la primera es porque muestra una realidad que nadie quiere ver, y la segunda, es porque la película plantea la falta de la donación de órganos en nuestro país, en este caso de córneas, elementos esenciales para poder ver.

¿Cómo te involucraste en el mundo que refleja la película?

Había filmado un corto de 10 minutos con una temática similar, pero actuaba un niño que no estaba en situación de calle y podía ver. A partir de eso quise expandir la historia, pero solo si los protagonistas eran reales y me permitiera explorar su situación de vida.

La mayoría de las personas ignoran cómo es vivir en la calle, existen muchos mitos y esto me permitió echar un ojo a su realidad.

a-los-ojos

A los Ojos.

Me comentaste que no necesariamente quieres hacer cine impactante, pero lo que haces también es un llamado de atención, ¿a quién quieres llegar con tus películas?

A toda la sociedad, a quien le interese, creo que son temas que a todos les deberían importar, y veces estos problemas crecen tanto por la falta de interés que se les presta. Cuando digo que no quiero escandalizar, no quiere decir que no quiera llamar la atención, las películas deben darle al espectador motivos para que sean atractivas.

Existe una tendencia entre directores nacionales, que luego de triunfar en nuestro país, buscan crear cosas nuevas en Estados Unidos ¿Por qué no has seguido ese camino?

Chronic la filmamos en Los Ángeles, pero esto fue porque conocí a Tim Roth en Cannes, y sugirió que trabajáramos juntos. Pero vivo aquí y esta es mi realidad.

Irte a Hollywood depende de tus metas como director, en mi caso es hacer el mejor cine posible, sin concesiones, con libertad y poder vivir de esto, y esto lo logro en México.

tim-roth-chronic

Chronic.

Me gustaría saber por qué continúas abordando estos temas en el cine mexicano, en vez de buscar el sueño americano.

Aunque irte a los Estados Unidos te brinda una posibilidad de trabajar con una mayor cantidad de actores, Tim Roth, Meryl Streep, quien se te ocurra; no tengo el sueño americano. No quiero perseguir personas o que ellas me persigan para hacer una película. Eso dista mucho de mi idea del buen cine.

Si ves las películas polacas de Krzysztof Kieślowski, antes de que se fuera a Francia a hacer la trilogía de Azul, Blanco, Rojo, éstas nos ayudan a entender a la sociedad polaca de los años ochenta, y es algo muy interesante. Lo mismo con las obras de Ingmar Bergman en Suecia o el Manhattan que pinta Woody Allen, que analizan el lugar donde viven y el porqué de las cosas, algo que creo es muy importante en el cine.

Krzysztof-Kieślowski

Przypadek de Krzysztof Kieślowski.

Las personas que apoyan la producción de tus películas, ¿se sienten incómodas en algún momento con los temas que eliges contar?

La mayoría de las películas que he dirigido o que hemos creado en nuestra compañía, Lucía Films, no han recibido apoyos de los incentivos gubernamentales, porque no los hemos pedido. Para Después de Lucía, me lo negaron tres veces, hice la película con muy poco dinero y lo interesante aparte del premio en Cannes, es que en México la vieron un millón de personas, por lo cual terminó siendo una película comercial, motivo por el cual he recibido muchos votos de confianza para seguir filmando.

Por otra parte, es más fácil encontrar dinero para hacer series o películas románticas, pero si llevamos un buen ritmo de producción en la compañía es porque que no etiquetamos lo que hacemos como “Cine de Arte”, lo tratamos de hacer lo más accesible posible. Hay que borrar estas distinciones.

¿Puedes hablarnos un poco sobre la producción de A Los Ojos?

Fue filmada de manera independiente, con muy poco dinero y con unas pequeñas cámaras. Sólo para la posproducción recibimos apoyo.

¿Por qué crees que al público mexicano le cuesta trabajo apoyar en las salas al cine nacional?

A veces el público ni siquiera se entera que la película existe, la distribución y promoción falla. Se tendría que analizar bien este paso. También creo que se debe apelar a que la gente vea la película porque es buena, no porque es mexicana. En la medida en que la gente se vea reflejada en la cinematografía nacional, esta comenzará a preferir una película romántica mexicana que a una gringa y el mismo caso para una seria.

-

Por César Ortega.