travesti
Sign in / Join
israel-lopez-balan-1

¡No te ahogues, CDMX!

La Ciudad de México no siempre fue una mole de concreto, existieron unos días en los que su estructura flotaba y convivía armónicamente con la geografía y fauna del lago de Texcoco. Dónde la calzada de Tacuba la atravesaba y conectaba con el exterior. La era del ajolote. Pero no es más así, aunque esta se encuentra seca por fuera, sus cimientos continúan siendo húmedos, provocando el hundimiento de gran parte de los edificios antiguos y un sinfín de inundaciones durante cada estación pluvial.

¿Pero qué tal si pudiéramos regresar a aquellos días, hacer de la ciudad un filtro y recolector ecológico de agua de lluvia; evitando las inundaciones y hundimiento de la vida dentro de esta? Eso mismo se preguntaron el arquitecto mexicano Israel López Balan y su socio Gabriel Mendoza Cruz, dos personajes que encontraron en el pasado de la gran urbe, las respuestas su futuro.

Ambos crearon un proyecto urbanístico que sugiere reemplazar gradualmente la pequeña red recolectora de agua pluvial de la ciudad, por un innovador sistema de recolección y almacenamiento de agua de lluvia. Basado en una serie de lagos artificiales alimentados por torres rellenas de filtros naturales, que permitirán el tratamiento de esta, al igual que un pozo de absorción para la inyección y distribución subterránea.

israel-lopez-balan-2

Como proyecto piloto, los arquitectos pensaron en Ciudad Nezahualcóyotl, que durante la época precolombina se encontraba deshabitada y bajo el lago de Texcoco, y que actualmente alberga a más de un millón de personas y un problema crónico de drenaje.

Según estudios sobre el hundimiento de la Ciudad de México, este se debe a la continua explotación del manto acuífero bajo esta, degradando sus cimientos y provocando que el suelo se hunda. Aunque este fenómeno se ha estancado parcialmente en el centro de la ciudad, muchas partes de la zona metropolitana se siguen hundiendo, como Ciudad Neza, que durante el siglo pasado descendió 9 metros .

israel-lopez-balan-3

Aunque la CDMX ha hecho esfuerzos para detener el hundimiento, como la extensión de su red residual y estaciones de bombeo de emergencia, el problema es estructural. Un círculo vicioso, en el cual la ciudad crece, para mantenerla se requiere bombear más agua desde el manto acuífero y esta se hunde más. El hundimiento rompe las tuberías subterráneas de agua potable, el agua brota y se va por las alcantarillas, agravando la escasez, y obligando a drenar de nueva cuenta el manto acuífero, y así sucesivamente.

israel-lopez-balan-4

La creación de estos lagos artificiales contribuirían en gran medida en su sistema recolector de agua pluvial, evitando que el sistema de drenaje de la ciudad se sature durante la época de lluvias, evitando las inundaciones y generando una gran cantidad de agua tratada, que puede ser inyectado directamente en el manto acuífero y de esta manera detener el hundimiento.

vía desingboom.