Playboy apuesta por el arte en Marfa

Playboy apuesta por el arte en Marfa

playboy marfa 1

Desde su origen en 1953, Playboy ha sido una publicación difícil de definir. Los entusiastas dicen que en algún momento presentó lo mejor del arte, la política y el sexo en sus páginas; mientras que los detractores aseguran que siempre ha sido una revista para verse con una sola mano.

En un afán de redimirse para conectarse con un público más joven y educado, Playboy se ha aliado con el artista Richard Phillips y juntos crearán una serie de instalaciones artísticas poco usuales. La primera de ellas es un enorme anuncio neón del logotipo de la revista, acompañado por un Dodge Charger de 1972 pintado completamente de negro matte sobre una base inclinada de concreto. La ubicación de esta intervención es el desolado pueblo de Marfa, Texas, donde hace unos años también se instaló una boutique falsa de la casa italiana de moda Prada y que desde entonces se convirtió en un hotspot para el arte contemporáneo.

Esta es sólo la primera de una serie de intervenciones que supone colocar a la revista del conejito en la mente de los lectores más cultos, quienes en algún momento de la historia encontraron en su paginas textos de autores tan célebres como Ray Bradbury, Kurt Vonnegut y Jack Kerouac.