Alegría hedonista: la fotografía de Ryan McGinley

Alegría hedonista: la fotografía de Ryan McGinley

Por Leo Sam

I Know Where the Summer Goes 1

Durante 1999, 100 artistas y editores en E.E.U.U. recibían un libro (The Kids Are Alrighthecho a mano con 50 páginas que contenían fotografías tomadas por el aún desconocido Ryan McGinley, un joven de Nueva Jersey que se dedicaba a sacar polaroids y tomas análogas en 35mm de sus amigos en distintas situaciones de liberación, sexualidad, drogas y otros excesos, denotando una nueva perspectiva de la juventud de esos años. McGinley  representó una grieta en la fotografía documental de "liberación" pues, contrario a sus grandes antecesores en estilo como Nan Goldin y Larry Clark, por mencionar algunos, el joven fotógrafo dejó de lado el dolor, las enfermedades y las adicciones para abrir un panorama hedonista, lleno de placer y despreocupación. 

The Kids Are Alright 1

Este particular punto de vista le otorgó su primera exposición individual en el Museo Whitney de Arte Americano, que exhibía en sus paredes a grafiteros, artistas plásticos, músicos, skaters y jóvenes en general en situaciones festivas, cotidianas y muy honestas. Además de esto, autorretratos donde McGinley exploraba a su cuerpo para definir su identidad; el desnudo pasó a ser una constante en la mayoría de su trabajo, la técnica no estaba en juego pues a pesar de existir desenfoques, barridos y  aberraciones cromáticas, no afectaban el discurso en lo absoluto, por el contrario, lo definían.

The Kids Are Alright 2

Las subculturas que McGinley retrataba tuvieron un nuevo giro con su exposición "I Know Where the Summer Goes" que implicó un viaje por  Estados Unidos con un grupo de modelos y amigos, en el que los involucró en situaciones de contacto con la naturaleza y la misma constancia hedonista de toda su obra. El cambio era que las tomas pasaban de documentar hechos aleatorios a retratar una ficción construida por el fotógrafo, con ciertas libertades en cada situación y manteniendo la idea de espontaneidad.

ryan-mcginley-2

La banda islandesa Sigur Rós colaboró con McGinley por primera vez al encargarle la portada de su quinto álbum "Con un zumbido en nuestros oídos tocamos eternamente". Posteriormente crearon juntos Varúð, un video experimental que desembocó en uno de los ejercicios visuales más interesantes del fotógrafo.

SIGUR_ROS_COVER

De 2004 a 2006, acompañó a Morrissey a todas sus giras para fotografiar el entorno de su música, los distintos escenarios y a sus fans.

mcginley_morrissey_

En 2010 realizó un shooting especial con M.I.A. para el New York Times en el que los escenarios de Nueva York se mostraron en llamas, con humo, fugas de agua y otros elementos que le dieron un tinte irreverente, adaptado al estilo de la intérprete

Por si fuera poco, Kate Moss también ha sido parte de su obra, apareciendo en diversos retratos de la serie "Dreamgirl" para la revista W.

ryan moss

kate moss mcginley

Ryan McGinley representa una generación de fotógrafos que se dedicaron a retratar sin pretensiones sus vivencias en torno a la idea de nueva juventud. Su estilo personal, ligado a la extrema honestidad, tono alegre y una exploración del desnudo, lo impulsó como un artista fundamental para entender la fotografía contemporánea.

ryan-mcginley-3

ryan-mcginley-4

ryan-mcginley-1