travesti
Santiago Solís: "Tenemos que recordar este tipo de cosas"

Santiago Solís: "Tenemos que recordar este tipo de cosas"

  santiago solis ilustracion

Santiago Solís nació en la ciudad de México en 1982; sin embargo, fue criado en tierras duranguenses por una pareja de médicos.

Diseñador e ilustrador, dirige el estudio de diseño Mano de Papel y su sello editorial Libros de Mano. Su trabajo ha sido expuesto en Finlandia, Cuba, Corea, Bélgica, España, Ucrania, Panamá, Venezuela, Colombia, Argentina, Chile, Rusia, Alemania y México. Gusta de hacer carteles, libros propios y ajenos, proyectos sin retorno, colaboraciones con personas de otras disciplinas en proyectos que tienen como prioridad la suma de esfuerzos.

"Tenemos que recordar este tipo de cosas" es su primera exposición individual de ilustración, la cual se inaugura el 27 de febrero en la galería Vértigo (Colima 23, local A, colonia Roma) y permanece ahí hasta el 15 de mayo.

santiago-solis-xico

Más información e imágenes: 

El ilustrador dice acerca de esta exposición:

"Los dibujos que naturalmente hacemos en la infancia son una enfermedad de la que poco a poco sanamos. Al crecer, reducimos esa actividad a garabatos que plasmamos en esquinas de hojas blancas accidentales o, en el mejor de los casos, en servilletas de fondas y restaurantes.

Las piezas de esta serie son el resultado de las noticias diarias, la poesía de microbús y la literatura nocturna, los traslados a la oficina, las conversaciones anónimas, la mirada peatonal, actividades todas que la provincia permite gracias a sus ritmos lentos. En la lejanía de la ciudad de Durango, en la piedra árida y extraviada dentro del gran valle, la premisa fue muy sencilla: dibujar 100 dibujos en 100 días (a veces con éxito, a veces con retraso) para establecer la triada de ritmo, constancia y disciplina.

paratallerhormalow

La serie habla de la condición humana, a través de señas autobiográficas y de una búsqueda constante dentro del quehacer diario de esa fina (e inseparable) ligadura que existe entre el dibujo y la textualidad de las imágenes.

De esta forma volví a infectarme; me sumergí de nuevo, como el niño en el lodazal, consciente de que para triunfar tenía que ensuciarme las manos. Fue el punto de partida para engrasar de nuevo aquella maquinaria olvidada. Desde entonces, todos los días cultivo esta enfermedad, de la cual no espero encontrar cura."

santiago solis 5