travesti
david-shapiro-supremacist-supreme-novel-1-960x640

Supremacist: 50 Shades of Streetwear

Supreme es una de las pocas etiquetas de streetwear que ha logrado compaginar, su hype en ventas, con su estatus de “marca de culto”. Capaz de desatar la histeria en cada lanzamiento de temporada y al mismo tiempo introducirse en el corazón e imaginario colectivo de todos los clavados en el movimiento. Motivo por el cual, el escritor neoyorquino y reconocida pluma de Vice, David Shapiro, creó una especie de novela de ficción con toques autobiográficos, a partir de sus viajes a cada tienda de la firma en el globo y las fantasías que su indumentaria provoca en las cabezas de todos sus fans, Supremacist.

david-shapiro-Supremacist

David Shapiro.

Durante este viaje, que lo hizo pisar 3 continentes, Shapiro relató sus experiencias como fanático y conocedor, al visitar estos templos al streetwear, su influencia en la cultura local, y de algunos de los eventos más representativos e importantes de las boutiques. La novela también incluye fotografías de exclusivos productos de Supreme, y puntos geográficos referenciales. Con un humor ácido y contado a partir de la experiencia de un verdadero fanático de la marca.

david-shapiro-supremacist-supreme-novel

Como parte del lanzamiento de la novela, pronosticado para el 5 de julio de 2016, a través de Vice, Shapiro compartió un pequeño fragmento de esta, ocurrido en la sede se Supreme en Los Ángeles; en el cual se nota su idealización y fanatismo por la marca, “Vimos ropa juntos. Toqué cada prenda. Sabía los precios con el corazón. Para algunos de los artículos, conocía el porcentaje de los materiales usados”, reza una de las líneas.

supreme-los-angeles

Supreme LA.

En dicho fragmento, el autor también cuenta las diferencias que encuentra entre Supreme LA y New York. “Son exactamente lo mismo, igual que la tienda online, excepto que aquí veo más modelos de diseñadores locales. Pero eso no me interesa. Incluso la decoración es igual, paredes blancas, pisos de duela. La misma estantería y la misma playa. Pero en Nueva York no hay un bowl de skateboarding. Supongo esa es la mayor diferencia”.