travesti
The-BPM-Festival-Punta-Venado-tcly

BPM 2017, ¿el final de un sueño?

Para los que no conocen los orígenes del Festival BPM, este es un evento especializado en la música electrónica de mayor calidad a nivel mundial, algo así como el "jardín de las delicias" pero con playas, extranjeros y finísimos beats. Un suceso que durante diez años seguidos se ha apoderado de los mejores clubes y hoteles de Playa del Carmen, para generar una comunidad internacional, cuyos miembros (al menos por un diez días) comparten su amor por la fiesta y la música. En pocas palabras, es el epicentro global del género y una de las mejores pachangas del globo.

Tristemente, parece que dos de los ideales que el BPM profesa se han roto, la paz y la tolerancia. Anoche, 15 de enero de 2017, en el mítico club nocturno de Playa del Carmen, Blue Parrot, se suscitó un tiroteo que hasta el momento ha provocado la muerte de cinco personas y 15 heridos, ocho con lesiones menores y ya fuera del hospital. Entres las personas que perdieron la vida, se encuentran dos canadienses, un italiano y un colombiano.

Por el momento, la información es escasa, pero los organizadores del BPM emitieron un comunicado en el que confirman la muerte de tres asistentes al club, y no dos como dijeron las autoridades. "Tres miembros del equipo de seguridad de BPM están entre esas vidas que perdimos, mientras trataban de proteger a los asistentes en el interior de la sede" explicación vía el Facebook del festival. Muertes que se suman a la de una mujer de entre 25 a 30 años, que perdió la vida durante el escape de los asistentes del venue y la de otra persona que murió en el hospital.

La versión por parte de los organizadores, es que se trató de un tirador solitario. Según la agencia de información francesa, France Press, via el testimonio del asistente, Rashed Qassem, libanés de 36 años, "un hombre entró por la puerta de emergencia y comenzó a disparar. Miré hacia atrás y vi a un hombre caer después de haber sido golpeado en la cabeza. El hombre continuó disparando después de matar a un miembro del servicio de seguridad en la entrada. Disparó más de 10 veces antes de salir por la puerta de emergencia”.

La policía local ha tratado de buscar a los culpables y ya hay tres detenidos, entre ellos, el supuesto autor material de los disparos. Las autoridades descartaron un atentado terrorista, aunque encontraron 20 casquillos usados, de distintos calibres, levantando la hipótesis de que había más de un tirador.

Aunque la violencia en lugares turísticos en México, como Acapulco o la Ciudad de México, no es nueva, este triste evento genera una serie de preguntas en torno a la seguridad dentro de los venues de todo el país, y recalca la barbarie en la que está inmersa nuestra sociedad. Nos solidarizamos con los familiares, amigos y miembros sobrevivientes del crew del BPM, esperando que estos hechos solo hagan más unida la escena y continúen creando una de las comunidades más abiertas y diversas del mundo. El sueño del BPM no ha muerto.