travesti
jean-michel-tcly-portada-final

The life after Basquiat

Difícilmente, el mundo conocerá de nuevo a alguien como Jean-Michel Basquiat. Hace veintiocho años, perdimos al arquetipo contemporáneo del artista romántico, un anarquista del pincel y el clarinete. Que gracias a su imagen y nulo respeto al establishment estético y social de su época, se convirtió en el mejor amigo de Andy Warhol, y el amante predilecto de Madonna. Catapultándolo a una fama y fortuna a la cual pocos prodigios afroamericanos aspiraban conseguir durante los años ochenta.

Un hombre que en su juventud, bajo el seudónimo de SAMO©, rayó los muros del SoHo neoyorquino, con una mezcla de graffiti y poesía dadaísta. Que luego tradujo en una revolución plástica, desembocando en el neo expresionismo norteamericano. En pocas palabras, el pintor afroamericano más importante de todos los tiempos.

Sin embargo, a pesar de esta oda de halagos, el cuerpo de Jean-Michel no es más que polvo y huesos. Pero este corre con la fortuna de tener un legado pictórico, sonoro y estético que se refleja en su fuerte influencia en la cultura pop contemporánea. Por ello, este pequeño homenaje, a uno de los personajes más fascinantes y transgresores del siglo XX, el llamado “Radiant Child”, que con su vida y obra, cambió la nuestra; al igual que la forma de pensar el arte de toda una generación.

SAMO©, or the life before Basquiat

Aunque solemos pensar a Jean-Michel, como un exitoso y afamado artista, hubo un tiempo en que no era más que un chico común y corriente de Brooklyn. Primogénito de dos inmigrantes y miembro de una pandilla local, a los dieciocho años, decidió dejar su casa, para vivir en las calles del Lower Manhattan y convertirse en una súper estrella. Rodeado de drogas y graffiti, el joven Basquiat comenzó a pintar mensajes subversivos en las paredes, de lo que en aquellos días comenzaba a gestarse como el distrito artístico de Nueva York. Hecho, que bajo el bajo el seudónimo de SAMO© (concepto que acuñó en compañía de su mejor amigo, Al Díaz) y redondeado con una imagen punk y misteriosa, lo colocó en la palestra de nuevos artistas en la ciudad. .   

Gray by Basquiat

La faceta menos conocida de Jean-Michel, pero una de las más fructíferas y conceptuales del artista. Pocos saben que antes de introducirse de lleno en la plástica, Basquiat vivía con su primer amor, Suzanne Mallouk, la cual le ayudó a encontrar su verdadero camino artístico. Búsqueda que lo orilló a crear Gray, una suerte de banda de jazz experimental, en la que tocaba el clarinete y el sintetizador. Proyecto que le brindó aún mayor notoriedad en el underground neoyorquino y lo condujo a rozarse con personalidades que frecuentaban el CBGB, como Debbie Harry y Keith Haring.

The Radiant Child

Luego de estos proyectos, faltos de ambición económica, el joven Basquiat decidió tomar el toro por los cuernos y convertirse en la superestrella que siempre quiso ser. Inspirado en las obras tardías de Picasso, el arte africano. El bebop y un variado cóctel de drogas, el artista comenzó a desarrollar su propio lenguaje pictórico. Acto que llamó poderosamente la atención de Rene Ricard, crítico de arte de la revista Artforum, la más importante de su época, que lo nombró "el nuevo prodigio de la plástica norteamericana". Otorgándole la notoriedad necesaria para conseguir su primer agente artístico, Annina Nosei, que le brindó material y un estadio, para que este creara las obras que compondrían su primer exposición individual.

Basquiat after Warhol

Basquiat solo tenía tres héroes, Charlie Parker, Jimi Hendrix y Andy Warhol. Hecho que lo orilló a obsesionarse y construir una idealización en torno al artista pop. El cual, luego de conocerlo en cocaína, y ver lo complicado y libre de su trabajo, tomó bajo su ala; forjando una de las amistades más importantes en el mundo del arte. Al grado de que Andy le presentara a su dealer de arte de cabecera, Bruno Bischofberger, quien lo ayudó a ganarse un nombre en Europa y el mercado asiático. Sin embargo, esta amistad no se quedó en el dicho, esta produjo Warhol/Basquiat, una serie de piezas innovadoras, que hizo temblar el mundo artístico; pero que al final terminaría alejándolos, debido a las fuertes críticas a su relación.

The life after Basquiat

A los pocos meses del rompimiento de Basquiat con Warhol, el segundo muere, hecho que nunca se perdonaría Jean-Michel. Conduciéndolo a una depresión, y en un incremento de consumo de heroína y cocaína, hecho que lo llevaría a su muerte el 12 de agosto de 1988. Fecha que terminó con el artista, pero que comenzó la leyenda. Esta pérdida y mitificación del artista, se ha traducido, en al menos, un par de películas y numerosas retrospectivas en museos, al igual que piezas documentales. De la misma manera, que en un sinfín merch inspirada en su obra y legado, y algunos aportes a la estética pop actual, como el look de The Weeknd, y los disfraces de Halloween de Jay-Z.

jean-michel-jay-z-tcly

Jay-Z.

Pero, sin duda, su aportación más grande, una nueva visión de hacer y apreciar el arte. Ya sea en su versión plástica o sonora, llena de emotividad y significado más allá de las formas establecidas, que ha terminado de sacar el arte de las galerías o museos, acercándolo a las personas y tatuando en ellas la importancia de llamarse Jean-Michel.