travesti
vicor-rodriguez-tcly

Víctor Rodríguez, el padrino del (no) hiperrealismo mexicano

Desde la irrupción del hiperrealismo o fotorrealismo en la escena de arte contemporáneo, los artistas latinoamericanos han sabido interpretarlo y contextualizar a las problemáticas e iconografía de la región; generando una de las escenas más ricas y prolíficas en la escena. Muestra de este boom, es el trabajo del mexicano, Víctor Rodríguez, una suerte de gurú en la técnica, pero que a través de un lenguaje propio y temáticas personales ha hecho escuela fuera del territorio nacional.

vicor-rodriguez-tcly-9

En su relativamente corta, pero bien nutrida carrera, Rodríguez ha sabido tomar lo mejor del hiperrealismo y adecuarlo a sus necesidades expresivas y contexto. Sin embargo, el artista, ahora radicado en Nueva York, siempre ha gustado de reinventar su obra, mezclando estilos y temáticas en sus piezas, las cuales rayan en lo abstracto y pop. Como ejemplo, su próxima exposición en la Ciudad de México, Sisyphus Psychedelic, a estrenarse el uno de febrero de 2017, en los muros de la galería de Ricardo Reyes.

Sisyphus-Psychedelic-vicor-rodriguez-tcly

Conscientes de la trayectoria del artista y la importancia de su obra,  hemos decidido regalarles una lista con datos que seguramente no conocías sobre Víctor Rodríguez, uno de los gurús del "no-hiperrealismo" mexicano.

Atrapado en dos ciudades

vicor-rodriguez-tcly-6

Nacido durante la década de los setenta, en el entonces Distrito Federal, Rodríguez comenzó a generar obra de manera formal gracias a una beca por parte del FONCA. Sin embargo, eso no fue suficiente para que los rígidos (en aquellos años) curadores de galerías aceptaran su trabajo, motivo por el cual emigró a Nueva York, donde pulió su técnica y comenzó a ganarse un lugar importante en la escena contemporánea a nivel continental.

De la fotografía al lienzo

vicor-rodriguez-tcly-11

El proceso creativo y de materialización de Rodríguez parte de la fotografía. El artista, sin un entrenamiento o conocimiento profesional del uso de una cámara, recolecta imágenes, las cuales desarrolla y amplía en acrílico a gran escala sobre un lienzo. Algo así como un fotograma cinematográfico, pero grandes dimensiones.

El amor como motor creativo

vicor-rodriguez-tcly-7

En el comienzo de su carrera, mayoría de los retratos y obras que el artista realizaba los hacía a partir de fotografías que tomaba de su ex-esposa. Genrando alrededor de 700 cuadros, los cuales contienen un carácter bastante personal e íntimo, al igual que documental de la vida de Rodríguez, durante aquellos años.

No hiperrealismo, tampoco fotorrealismo

vicor-rodriguez-tcly-1

A pesar de que la técnica de Rodríguez, se puede acercar a estas dos corrientes, lo cierto es que la obra del creativo solo las utiliza como vehículos para mostrar un discurso personal y completamente diferente al que ambas tendencias pretenden plasmar. Alejando al artista de dichas escuelas y acercandolo al surrealismo y arte pop.

Rostros de una vida

vicor-rodriguez-tcly-2

Aunque vivimos en un tiempo lleno de selfies, el arte contemporáneo ha dejado los autorretratos, un poco, de lado, debido a que este se ha convertido cada vez menos crítico y personal. Algo contrario a la obra de Rodríguez, que a partir de numerosas pinturas de sí mismo, ha perpetuado su estado físico y emocional, dotando su obra de una honestidad e intimidad poco vista en las galerías contemporáneas.